01 abril 2014

Santiago Trancón: Huellas judías y leonesas en el Quijote

Estuvimos el otro día en la presentación del libro de Santiago Trancón Huellas judías y leonesas en el Quijote, del que podéis informaros en la página de su autor.


En mi última excursión a Toledo, que como todos sabéis está plagado de turistas que caminan rápidamente de aquí para allá, observamos un personaje ataviado con extraña indumentaria.

Toledo
no pudimos contener nuestra curiosidad y le preguntamos:
- qué curiosa indumentaria ¿de dónde es usted?

- Ya Cide Amete, no quiso ponerlo por dejar que todas las villas y lugares de la mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenerle por suyo – (Q II, LXXIV).
-  Ah, comprendo, igual que contendieron las siete ciudades de Grecia por la cuna de Homero. Pero ¿podría al menor decirnos su nombre?
- “Tenía el sobrenombre de Quijada o Quexada… pero por conjeturas verosímiles se deja entender que se llamaba Quejada…al cabo se vino a llamar Quijote (Q I,I,25)

Toledo, callejeando

- ¡Caramba! Pero, ¿Cómo no habíamos caído en la cuenta? Ya decía yo que su cara me sonaba mucho. Pues le veo muy bien conservado para llamarse Quejada, ya que su linaje se remonta al año 1247 durante el asedio de Sevilla cuando el caballero Arias Gonzalo es relacionado con la toma de la aldea andaluza de Quexada cuya X es predecesora de la actual J.

Sí. El linaje de los Quijada fue ampliamente estudiado por el historiador jesuita Gonzalo Martínez Diez en el libro “Dª Magdalena de Ulloa, mujer de D Luis Quixada”.

Como soy leonés ese apellido me recuerda las Justas del Paso Honroso de D Suero de Quiñones y a un D. Alonso de Quijada que con otros 78 caballeros intervino en ellas.

- El mismo D. Alonso “de cuya estirpe desciendo por línea recta de varón” (Q I, XLIX).

- ¡Ahí es nada, desciende Vd. de los Quijada, Grandes de España en tiempos de Carlos V!

Tuvimos que dejar aquí esta interesante conversación pues mi grupo entraba ya a la exposición del Greco, Pero…




Conferencia Trancón

La casualidad hizo que al regresar a León asistiéramos a la presentación del libro “Huellas judías y leonesas en el Quijote” de Santiago Trancón en el I.LC.

El tema no es nuevo, pues ya D. Hermenegildo Fuentes, Cesar Brandariz, Leandro Rodríguez o Eutimio Martino pusieron en duda el nacimiento de Cervantes en Alcalá de Henares.

Museos leoneses

Jesús Celis, Director del ILC fue el encargado de presentar y dar la palabra a los ponentes en una sala llena de personas interesadas, de las cuales muchas tuvieron que escuchar a pie firme a los ponentes.

Eran conferenciantes de lujo, empezando por D. Antonio Gamoneda, nuestro Premio Cervantes, que nos desveló durante su intervención que en el Quijote hay un trasunto, un referente a la propia vida de Miguel de Cervantes. Puso como ejemplo cuando el bachiller Carrasco nos indicó que D. Quijote era de nariz aguileña, el propio Cervantes también dijo que el mismo era de nariz aguileña y corva. Eran iguales.

Conferencia Trancón

Terminó D. Antonio citando a Trancón, el autor del libro, cuando dijo que “Parece que ya va llegando la hora de sacar a la luz algunas cosas ocultas de nuestro escritor más insigne”

Andrés Trapiello, escritor y periodista conocido y querido por todos los leoneses, nos desveló a continuación cómo conoció a Santiago allá por el año 1983 cuando el Sr Trancón recientemente nombrado Delegado de Cultura, con ideas novedosas, abordó la restauración de pallozas, se opuso a la destrucción del corral de Villapérez y en fin cuando después de haber sido trasladado a la Consejería de Cultura de Valladolid volvió de nuevo a lo suyo, a las clases, a su poesía y a sus investigaciones. Hermosa biografia para el autor de un hermoso libro.

Conferencia Trancón

Y le tocó el turno de hablarnos de su libro a su autor, Santiago Trancón, Doctor en Filología Hispánica, Catedrático de Instituto, escritor, poeta… que todo esto y más es este leonés, nacido en Valderas que comenzó su intervención con palabras de agradecimiento para los mecenas que hicieron posible la edición del libro, que es una palabra muy rara en inglés, pero que viene a decir que una serie de posibles lectores se comprometen a comprarlo y cuando se llega a un número suficiente, se edita ¡Si lo llega a saber Cervantes!

Compartió con Trapiello recuerdos de pallozas y del Certamen Internacional de Teatro que se atrevieron a montar en nuestra capital con escasez de medios. Recordó también su libro de poemas, que le dio a corregir a D. Antonio y este le puso una coma en “Las letras, cenizas de tu nombre” Así son los poetas.



Trancón nos contó cómo trata su libro de descubrir el origen judío de Cervantes así cómo el origen leonés de su linaje y también de cómo Cervantes decidió ocultarlos.

Nos explica que Francisco Rico reconoce que el paisaje manchego no aparece nunca en el Quijote. Para eso hay que seguir el estudio del el ingeniero de montes D. Guido Rguez de Lema, que cita riscos, prados, robles, flora y fauna típicos del viejo reino de León. Criticó Trancón que el Sr Rico acusara a Cervantes de ser un “meapilas” (Se hizo terciario franciscano al final de sus días) y de la “división azul” ¿Batalla de Lepanto?

Terminó diciendo que su obra es sólo una más de las hipótesis de trabajo, pero es coherente y verosímil, una premisa más a tener en cuenta sobre el origen judío y leonés del escritor, que nos enriquece y obliga a hacer una nueva lectura del Quijote.

Terminada la conferencia, no queríamos abandonar la sala,. algo en el ambiente nos unía. Yo fotografié a Mar y Elena con el premio Cervantes. No en vano ambas venían desde Riello a escucharlos. Riello está junto al pueblecito de Inicio y esto hizo martillear en mis oídos: “En un lugar de las montañas de León tiene principio mi linaje…”  (Q,I,XXXIX)

Conferencia Trancón

Estábamos allí un montón de amigos, que rebosábamos la Sala, interesados por la obra y la intrépida aventura de Trancón.

Conferencia Trancón


Me imagino que el libro levantará ampollas en la corriente oficial, como ocurrió con los de otros autores que investigaron concienciudamente la obra de Cervantes: Leandro Rodríguez, Brandariz, el Padre Martino, el poeta José Antonio Llamas...

P1000744

Ya somos muchos los que nos despegamos de la versión académica y comprendemos la insigne obra desde otro punto de vista, mirad nuestro artículo al respecto, que va calando desde que en el año 2001 lo publicamos primero en la Revista de Uceca, luego en nuestra página de eresmas y en este mismo blog.

Deseamos que la lectura de la obra que ahora pone en nuestras manos Trancón, suponga un paso más hacia adelante, en la comprensión de nuestro escritor más universal, español, leonés y muchas cosas más, que es Cervantes.


Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafael Cid

31 marzo 2014

De Canales al Castillo, ETAPA: Viejo Camino de Santiago

Recuerdos de la etapa:

El domingo 16 de marzo la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León "Pulchra Leonina" hicimos esta etapa  de Canales al Castillo, con alegría, pues después de tantas jornadas marcadas por las inclemencias del tiempo, ahora disfrutábamos de un hermoso día de sol.

Se inició la peregrinación en la entrada del pueblo de Canales, torciendo a la derecha por la primera calle, que sube casi paralela al río, va por debajo del puente que cruzó la autopista y tomando la dirección a un gran almacén de carbón emprendimos la ruta por sendero a media ladera con un ascenso fácil y unas vistas panorámicas maravillosas.

Al llegar a Riello nos esperaban D. Eli, el sacerdote, para enseñarnos la iglesia y  nuestros amigos Elena, Mar, Esteban, entusiasmados en charlar sobre el Viejo Camino y para acompañarnos en un tramo de la etapa.

Riello

Rafa había prestado su traje de peregrino medieval, para colocarlo en la plaza y que sirviera de homenaje festivo en esta fecha en la que peregrinábamos los de León.

Riello

Cuando llegamos a Pandorado el traje de peregrino de Rosi se exhibía a la puerta del Restaurante de Resthy y Geli. Nos dijeron que muchos clientes preguntaban por qué y nos agradó que nuestra iniciativa sirviera para publicitar esta antigua ruta Compostelana.

Riello al Castillo

Tras un refrigerio y charla con los dueños, a los que estamos tan agradecidos por la ayuda recibida a la hora de investigar la ruta, seguimos hasta La Omañuela.

Riello al Castillo

Allí Elena y Mar nos facilitaron la visita al templo y a las antiguas escuelas. Se estaba de maravilla en el famoso coto pesquero del río, en la zona preparada con mesas de madera. Nos dijo que había días en verano que aquello se llenaba de gente y había contado hasta 40 coches...
No es de extrañar, es un lugar paradisíaco.

Riello al Castillo

La ruta hasta el Castillo iba a la orilla del río, por una estrecha senda sombreada de vegetación, muy agradable.

Tras comer en el Castillo visitamos las ruinas de Urbicua y nos acercamos a disfrutar del río, que venía crecido, vibrante, hermoso y que constituyó un descanso para nuestros pies.

Riello al Castillo

Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafa Cid

29 marzo 2014

“Santo Tomas de Canterbury" Albergue de Puente Castro

Hoy hemos asistido con nuestros amigos de la AACSL a la inauguración del nuevo albergue de peregrinos “Santo Tomas de Canterbury" en Puente Castro, y lo hicimos vistiendo nuestro traje de peregrinos para dar más vistosidad al acontecimiento.

Albergue Puente Castro

En la prensa, León noticias ya habían informado de la inminente apertura de este moderno albergue de peregrinos.

Nos mostraron sus modernas instalaciones: contará con 60 camas repartidas en habitaciones individuales y compartidas, todas ellas dotadas con aire acondicionado y calefacción, ampliables hasta las 120. Vimos también los espacios destinados a lavandería, cocina, salón, trastero...

Albergue Puente Castro

Situado en la calle La Lastra, paso obligado del Camino de Santiago y con una parada de autobús a escasos metros, el albergue además pondrá a disposición de los usuarios bicicletas para que puedan acercarse hasta la capital y disfrutar de los monumentos, como la Catedral o San Marcos, citas obligadas para el peregrino.

Albergue Puente Castro

El párroco de Puente Castro, acompañado del Vicario de la Diócesis Don Antonio Trobajo bendijeron las instalaciones:

Albergue Puente Castro

Los representantes del Ayuntamiento de León, el concejal de Medio ambiente Sr. Cayón y el concejal de juventud D. Miguel Alonso dijeron unas palabras ante las cámaras de TV que también se desplazaron para cubrir el evento.

Albergue Puente Castro

Mientras oía al primero, recordaba las jugosas historias que su padre, en el año 1976 escribía en el entonces periódico local “la Hora Leonesa” las sabrosas historias que junto a este viejo camino de Santiago le contaron a él, ya que por aquí se removió hasta el último adoquín de la carretera al ver pasar la artillería pesada del ejército francés, durante nuestra Guerra de la Independencia en desfile impresionante, para luchar en Galicia contra los Ingleses.

Contaba también el Sr Cayón en el periódico que el propio Napoleón cruzó esta zona, carabina en mano por miedo a los trabucos de los pastores del lugar, que acechaban entre los matorrales del bosque. Es que los ciudadanos de Puente Castro, representados aquí por nuestro compañero Baudilio, son muy bravos aunque ahora sólo pasan los peregrinos.

Albergue Puente Castro

Durante el vino español que se sirvió en los salones del Albergue, tuvimos ocasión de saludar a varios amigos e invitados entre los que se cuenta Javier, que trabaja en el  Equipo del Arquitecto Martín Negral, autor del proyecto del Albergue, que agradecemos que posara para el blog revestido de la capa peregrina.

Albergue Puente Castro

El edil de Juventud, Miguel Alonso, ha afirmado que la inauguración de este albergue “es bueno para León”, una ciudad que se “reafirma como uno de los hitos más importantes del Camino de Santiago”.

Albergue Puente Castro

Desde Puente Castro las vistas de León son magníficas, pudiendo contemplar una panorámica tanto de la catedral como del resto de la ciudad y ¿Quién sabe? Si Dan Brown convirtió en un best seller "El código Da Vinci", con una peliculera teoría sobre las antigüedades bíblicas y, más importante aún, disparó las peregrinaciones a los lugares que cita el escritor en su novela, San Isidoro puede recibir en los próximos meses una auténtica avalancha de turistas y curiosos, desde la publicación de la historiadora y cronista leonesa Margarita Torres, su descubrimiento de que el Santo Grial no es otro que el cáliz de Dª Urraca depositado en la Basílica de San Isidoro de León.
Texto y fotos de Rafael Cid

27 marzo 2014

Toledo y “El Griego de Toledo”

Toledo, Cigarrales

No habíamos vuelto a Toledo con el grupo de compañeros de trabajo desde el año 2001. Podéis ver aquí la reseña que hicimos para la revista de Uceca en esa fecha y que tras otra visita subimos a nuestro BLOG . Cuando Pedro Monzú nos convocó a través de Multidestino nos pareció una idea interesante.
La disculpa para reunirnos era la gran exposición montada con motivo del aniversario de la muerte del Greco, para lo que habían traídos cuadros de una decena de países.

Ved aquí el plano de Toledo con los puntos de la exposición:
También consultad el programa oficial de la expo:

Toledo

La Reina Sofía inauguró en el Museo de Santa Cruz de Toledo la exposición central del Año Greco, ´El Griego de Toledo´, que muestra 77 cuadros del pintor llegados de una decena de países.

La histórica muestra del Museo de Santa Cruz se complementa con los cuadros de otros cinco edificios de la ciudad: la sacristía de la Catedral, la iglesia y la sacristía del Hospital Tavera, la iglesia de Santo Tomé, el convento de Santo Domingo el Antiguo y la capilla de San José.

Toledo, catedral

Nosotros, que como digo, habíamos visitado Toledo en otras ocasiones, nunca habíamos disfrutado del Toledo nocturno, ruta misteriosa y romántica.

Nada más llegar nos esperaba Ricardo nuestro primer guía que a través de calles estrechas y con la amenaza de la famosa “noche toledana” con resonancias históricas de la dominación musulmana, para que no nos dispersáramos, nos llevó hasta la casa donde residió Gustavo Adolfo Bécker y hasta nos dramatizó una de sus famosas "Leyendas".

Toledo, la noche

Bajamos a un pozo encontrado en el subterráneo de la plaza próxima a la iglesia del Salvador.

Toledo, la noche

Nuestro guía recordó cómo “El lazarillo de Tormes” se casó con el ama del párroco de esta iglesia. Es sorprenderte en la noche recordar la historia literaria y de leyenda que guarda la ciudad. Continuando el recorrido nocturno literario llegamos hasta la casa donde nació Garcilaso de la Vega y a la plaza donde se encuentra su escultura y un hermoso laurel florido. Pasamos ante el convento de San Pedro Mártir, de arquitectura mudéjar, con sus hermosos baldosines de colores, en cuyo convento dicen que está enterrado el escritor, junto con su esposa y su padre.

Toledo, callejeando

Al día siguiente visitamos con Diego, nuestro segundo guía, la exposición situada en el Palacio Museo de Santa Cruz. Pudimos contemplar por primera vez, desde un icono de su época cretense, hasta un San Pedro y San Pablo traído recientemente del Hermitage.

El díptico de la exposición dice que el Greco es "el pintor de lo visible y lo invisible", pues con su arte sabe transformar las realidades naturales terrenales y visibles en otras espirituales e invisibles. Nos impresionó su arte, el dominio de los trazos, la luz y el color.

Aunque ya la habíamos visitado en otras ocasiones, no podía faltar en este recorrido la Iglesia de Santo Tomé con su famoso "Entierro del Señor de Orgaz". Como ya sabéis que no se pueden hacer fotos allí, os ponemos este interesante vídeo.La consabida explicación del guía, sobre el pleito del párroco con los vasallos del Conde, los autorretratos de los personajes de la época, incluido el mismo Greco y su hijo, la escena celestial... no deja de maravillarnos, como esa ascensión del alma al cielo...



Continuamos callejeando, sube y baja, sube y baja las estrechas calles de Toledo, hasta Santo Domingo el Antiguo, donde estuvo enterrado el pintor y su nuera.

Toledo

Mantiene la tradición que las monjitas mandaron trasladar sus restos al enterarse de que no estuvo casado en vida con su compañera con la que fruto de sus relaciones tuvieron a Jorge Manuel, el niño que aparece en el cuadro del entierro del señor de Orgaz.

Los que aun resistíamos la caminata, seguimos con nuestro guía de Multidestinos, Pedro, hasta el Hospital Tavera, que siguiendo las normas sanitarias del renacimiento se edificó a extramuros de la ciudad. Allí se podían ver otras pinturas del Greco, no nos lo queríamos perder.

Toledo, Hospital Tavera

El paseo nos permitió admirar las murallas y algunas puertas de la ciudad.

Toledo, callejeando

¡Al fin llegó el tiempo libre para comer y descansar! Aunque el descanso no duró mucho, pues enseguida nos reunimos en la plaza de la Catedral, donde contactamos con nuestro tercer guía, Diego.  Tras visitar el templo y su tesoro, en la Sacristía contemplamos "El Expolio de Cristo" único encargo que hizo el cabildo al pintor. También se admiramos otras obras que hacen de este punto, una de las colecciones más importantes del Greco.

Toledo, catedral

A continuación nos dirigimos a San Juan de los Reyes. Visitamos el claustro. En la iglesia conventual se estaba celebrando una boda, por lo que tuvimos que esperar para entrar al templo. Mientras algunos compañeros bajaron al río Tajo para admirar el puente y su torre, a otros nos dieron un poco de “cuartelillo/descanso” así que contemplamos la salida de los novios y los invitados engalanados.

Toledo, S.Juan de los Reyes

Seguimos con nuestro guía leonés Pedro visitando una exposición fotográfica que con motivo del IV Centenario del Greco se ofrecía sobre ToledoContemporánea que nos pareció muy interesante. Ya caía la tarde y estabamos realmente cansados pero callejeando de regreso al hotel, tuvimos suerte, y hasta pudimos ver un desfile de bandas de música, encaminándose hacia la plaza de la Catedral.

Toledo, callejeando

Poco a poco hemos llegado al tercer día de nuestra estancia en Toledo y esta vez teníamos a una gentil guía que hipnotizados por su sombrero y la música de sus palabra, nos llevó a través del barrio Judío.

Bueno, en primer lugar, junto a la mezquita del Cristo de la luz, nos contó la leyenda de Alfonso VI, el rey que conquistó la ciudad a los moros, que cuando pasó por aquí, su caballo se puso de rodillas y no hubo manera de que abandonara tan incómoda posición.

Toledo, Cristo de la Luz

Las huestes cristianas barruntaron algún suceso milagroso y se pusieron a golpear los muros de la mezquita con los pomos de sus espadas, hasta que dieron con un Cristo emparedado desde la época visigoda, aunque lo sorprendente es que encontraron también una vela que lo iluminaba sin haberse apagado desde entonces. ¿os imagináis lo que sucedió luego? Pues que se cristianizó la mezquita, el caballo continuó con su magnífico galopar y los moros se quedaron sin mezquita como yo sin abuela.

Muchas más historias nos tenía reservadas Alejandra, que así se llamaba la guía, para nuestro último día de excursión. Atenta a los más mínimos detalles nos mostró los pequeños modelos de baldosines que señalan el barrio judío: el candelabro de siete brazos, la Menuria, las que ponen “alambrilla” que quiere decir "vida" o las letras hebreas que componen la palabra "sefarad", agrupadas con cierta inclinación que permite identificar el dibujo de las letras con el perfil de la península ibérica. Este último símbolo nos era habitual, pues también marca en León nuestro barrio judío.

Toledo, El Tránsito

En el barrio judío nos enseñó el subsuelo de una casa, en la que se había restaurado una especie de bodega subterránea, muy similar al pozo que visitamos la otra noche, ambos con cúpulas de ladrillo y edificados sobre la pura roca.

subterráneo toledano

Nos detuvimos ante la estatua de Samuel A Leví, el desdichado tesorero de Pedro I, que en premio a sus magníficos servicios le permitió construir una sinagoga, hoy  llamada del Tránsito, sede del Museo Sefardí, para luego acabar torturándolo y matándolo por discrepancias contables.

Toledo, El Tránsito

De allí nos fuimos a la sinagoga, hoy llamada de Sta Mª la Blanca, donde pudimos apreciar un estilo totalmente diferente a la anterior, mostrando un sabor andalusí.

Toledo,Sta Mª la Blanca

De nuevo al amparo de nuestro guía leonés Pedro, visitamos la Casa-Museo del Greco, contemplando los cuadros que allí se exhiben del pintor, así como las dependencias y jardines.

Toledo, casa-museo del Greco

Ya se acercaba la hora, así que de nuevo deshaciendo el camino andado por la mañana nos acercamos a la iglesia de Santiago, en las cercanías del Arco de Muralla de Alfonso VI y tomamos el autobús que nos subiría a los Cigarrales a contemplar la famosa vista de Toledo y a comer en uno de los numerosos hoteles-restaurantes que allí se ubican.

Toledo, Cigarrales




Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafael Cid.

15 marzo 2014

De Canales al Castillo, Viejo Camino de Santiago

Volvemos al Viejo Camino de Santiago, esta vez por Omaña, en la etapa desde Canales al Castillo.
Comenzamos la etapa leyendo un párrafo del documento que en el año 902 el abad Gundisalvo escribe a S. Froilán, que acompañando a Leodegundia, hermana del rey Alfonso III el Magno, realiza la peregrinación a Santiago, tras su matrimonio con el rey de Navarra.
Así:
“Por camino adelante, pasamos el rio Luna y otras aldeas y caseríos hasta Riello en las Omañas. Después Pandorado y las ruinas de Urbicua donde los romanos traian el oro que sacaban de los montes del Valle Gordo. Y después de pasar por Guisatecha y de rezar en la erminta de Santa Colomba y junto a Benal que son de Don Guisvado descansamos en el Monasterio de Vegarienza” (D. Julián González, El Vexu Kamín pag. 27)
Pamplona, por la ciudad

No nos lo pone muy fácil el abad Gundisalvo pues desde el último pueblo citado, que era Viñayo no hay nombres de pueblos hasta Riello, sin embargo después de Riello sí que cita varios pueblos próximos. Así que pensamos que el omitir nombres hasta Riello se debería a que viajaban por la Cañada Real, que discurre por una suave collada, ofrece un camino amplio para el cortejo regio y se disfruta de magníficas panorámicas.

Nuestra primera investigación se centró en las antiguas vías consultando el libro “Caminos Históricos de León” (Ed. Edilesa, editado por la fundación Hullera Vasco Leonesa, pág. 70) a pesar de que sacamos la impresión que aproximadamente seguiría el transcurso de la actual carretera, Canales, Quintanilla, Bobia, Soto y Amio…  siguiendo nuestra política de pisar poco asfalto decidimos explorar la Cañada Real a la que se accede desde Canales, junto a la iglesia de San Adriano en dirección al depósito del agua de Canales.

Canales

Seguimos los consejos de Jacinto y Adolfo que realizaron este tramo y lo plasmaron en el blog: http://elcaminoolvidado.blogspot.com.es/2012/03/14-etapa-la-robla-pandorado-30km.html

Nos fuimos alejando de este bonito pueblo, cuna de Faustina, la madre de Alejandro Casona. Faustina Álvarez Posadilla fue la primera mujer del cuerpo de Inspectores de Educación. Aunque la casa familiar no tiene siete balcones, como la de la obra de Alejandro Casona, tiene el mérito de la autenticidad.

Canales, casa de los abuelos de Alejandro Casona

Según íbamos tomando altura los paisajes que se ofrecían a nuestra vista eran impresionantes hasta descender a Matacorral, donde se juntan varios ramales.

Canales Riello

En esta ocasión dejamos el camino aquí y nos dirigimos a Soto y Amio pasando junto a una gravera con “arena de muchos colores” en las proximidades de Bobia.

Canales Riello

Teníamos ganas de visitar Soto y Amio, que como su nombre indica, se trata de dos pueblos que se han juntado. Amío está en la carretera pero hay que bajar para visitar Soto. Tiene una iglesia coqueta en un altozano entre ambos, parece situada en un castro, un punto estratégico de observación en mitad del valle. La placa en el atrio de la misma nos da cuenta de que allí fue bautizado D. Fidel García Martínez, que llegó a ser obispo de Calahorra y se enfrentó al franquismo por los años 50. D. Fidel navegando contra las corrientes imperantes en la época, escribió una carta pastoral titulada “Algunos errores modernos” criticando al nazismo.


Viejo Camino

No es de extrañar que las personas de estos lugares sigan su recto criterio, aunque les ocasione problemas, pues en una ocasión leí que ya los romanos les llamaron hombres-dioses por su resistencia. De ahí que bautizaran a la región como Homus Manium, origen etimológico de Omaña. http://www.revistaiberica.com/Rutas_y_destinos/cl/omana_tierra_de_dioses.htm
aunque hay otras teorías: El P. Martino dice se trata de un hidrónimo prerromano, que O es la contracción de agua y maña sería el nombre del río.

En Soto y Amio conocimos a Melchor, que iba en su furgoneta, panadero/montañero/cazador nos atendió pacientemente, dedicándonos su tiempo, explicando las posibles variantes del camino que habíamos seguido, para hacerlo más llevadero cuando lo transitáramos con todos los compañeros de la Asociación.



Así que, decidimos rehacer la ruta al miércoles siguiente. 
Volvimos a Canales y torciendo a la derecha por la primera calle, que sube casi paralela al río, por debajo del puente que cruzó la autopista y tomando la dirección a un gran almacén de carbón emprendimos la ruta por sendero a media ladera con un ascenso más fácil que el anterior.

Cordel

Vimos cuatro corzos en una vaguada que con gráciles saltos se alejaron de nosotros, caminamos entre  hermosos pinares y atravesamos plateados riachuelos.

Cordel

Transitamos por pueblos semi abandonados en esta época del año, pasamos junto a una larga fuente a la entrada de Villayuste, donde atrajo nuestra atención la espadaña de la iglesia dedicada a San Clemente, con un poderoso cubo protegiendo la escalera de caracol que sube al campanario.

Villayuste

No pudimos visitar su interior y nos conformamos con leer la descripción que hace Julio Álvarez Rubio en su libro “Omaña pueblos, paisajes y paseos”

El mismo camino viejo que transitamos nos acerca a la ermita del Cristo y desde aquí emprendimos la bajada al pueblo de Lago de Omaña, donde corrimos parecida suerte en lo referente al arte religioso. Yo había venido hablando a mis compañeros de Bartolomé, el santo que lleva sujeto con una cadena a Astaroth, gran duque del infierno, que también es guardián de tesoros en los libros de alquimia.

Cordel

De repente, un perro ladró y una amable señora asomó por la puerta de su casa ¡No sabéis bien cuanto agradece el peregrino un poco de conversación, tanto como las gentes de estos solitarios pueblines!

Aproveché la charla para preguntarla por unos amigos míos. Yo le decía Julián y Yoli, pero no me daba razón, hasta que por fin cayó en la cuenta ¡Ah, Julianín y su mujer Yolanda, claro! Y los dos nos pusimos muy contentos. Se me olvidó deciros que “Julianín” mide casi medio metro más que yo, pero el diminutivo le venía porque su padre también se llama Julián, así que me asusto al pensar en cómo será la altura de D. Julián.

Cordel

Seguimos nuestra ruta bajando montes, para vadear los ríos que surgen de todos los valles, subiendo trochas y cruzando riachuelos hasta llegar a la gasolinera de Oterico, para desde allí seguir a Riello donde nos acogieron nuestros amigos.

Dice D. Julio Álvarez Rubio en su libro antes citado que si Murias de Paredes acoge a la curia del noroeste español Riello fue su emporio. Gracias a la amabilidad de D. Eliecer, el párroco,

Cordel

Pudimos admirar la iglesia puesta bajo la advocación de San Juan Degollado, con un buen retablo barroco y un hermoso relieve de la decapitación del bautista aunque sentimentalmente lo que más atrajo mi atención fue la vidriera de la entrada con una inscripción indicando que fue donada por la extinta Caja León.

Cordel

Fijaos bien en la casa frente a la entrada de la iglesia, se trata del “comercio de la Viuda”. Hasta que dejó de funcionar en 1953 suministró mercancías, papelería, joyas, calzados, ultramarinos y aperos de labranza a todo el norte de España.

Viejo Camino,Riello, iglesia y antiguo comercio de la Viuda.

Esta señora representaba en la zona a la Compañía General de Tabacos y era además la corresponsal de la Caja de Ahorros de León. Era también la representante exclusiva de importantes firmas nacionales como Tamburini… Cuando escribo esto se celebra el día de la mujer trabajadora, así que sirvan estas letras de homenaje para las que ya no están: la Viuda, Faustina, madre de Alejandro Casona y la primera inspectora de Enseñanza… y sobre todo para las que estáis al pie del cañón, trabajando para que esta comarca no se acabe: Elena en Caja España, Mar en Cuatro Valles y tantas otras, mujeres anónimas esperando que escriba estas líneas para disfrutarlas en el blog.

Seguimos paseando carretera abajo, esta vez guiados por Mercedes de Dios, amiga que encontramos casualmente en el restaurante, hasta la Casa de la Torre del Siglo XVI ahora en restauración.

Viejo Camino,Riello

Luce un escudo de armas de la familia Arias Rabanal. En frente hay una Casa rural que en tiempos fue la Panera del Conde.

Viejo Camino,Riello, casa del torreón

Las principales calles del pueblo están dedicadas a ilustres benefactores del mismo al Doctor D. Manuel de Dios, otra a D. José María Hidalgo, brillante científico que ocupó cargos en la Capital de España renunciando a su estatus para al final regresar y disfrutar de su Riello natal.

El reciente martes de carnaval la gente de Riello se desplazó a la capital leonesa para ofrecernos una demostración de la Guirriada y la Zafarronada donde pudimos verles disfrazados con sus cinturones cargados de cencerros y una piel de cabrito que les daba un aspecto siniestro.

Viejo Camino

Decidimos volver a pasar más tiempo en este acogedor pueblo, pero ahora tenemos que seguir nuestra ruta de Riello a Pandorado.
Saliendo del pueblo en dirección a Pandorado, después de cruzar el rio Ariegos, enseguida dejamos la carretera a la altura del kilómetro 13, por un camino de tractores a la izquierda, para tomar el Cordel de la Trashumancia que nos conduce a Campodiós, al pie del santuario de Nuestra Señora de Pandorado.

Hasta aquí llegaba la Cañada Real del puente la Vizana, que viene desde Trujillo. La Mesta fue abolida en 1836, pero de todo esto, nuestro compañero de la Asociación Manuel Rodríguez nos puede hablar con la autoridad de ser un gran especialista en el tema, por sus múltiples estudios y publicaciones.

Pandorado

El lugar debió de ser una Venta y aún conserva multitud de servicios. La ermita de Pandorado, varias Casas Rurales, la gasolinera y los dos restaurantes, el de Resthy y el Yordas se encuentran minimizados por una gran construcción hotelera que cuenta con Spá y helipuerto, aunque en la actualidad permanece cerrada.

Viejo Camino

Ya no habitan la casita blanca junto a la ermita dos personajes casi míticos llamados Segundo y Úrsula, omañés él, asturiana ella, con una hermosa historia de amor que les llevó a Cuba y Nueva York. A pesar de las distancias lograron juntarse y volvieron casados a este Pandorado que ahora nosotros transitamos y es que el “oficio de peregrino” consiste también en llevar a través del camino, las historias amables de la gente. Hoy el retrato de Segundo y Úrsula me lo muestra su yerno e hija, Eugenio y Anita, que también me sirven amablemente de guias por los alrededores.

Viejo Camino, Pandorado, Anita y Eugenio con las fotos de Segundo y Úrsula

Eugenio nos guio hacia la pendiente donde se oía el rumor del río, que brillaba en el fondo del valle. Nos mostró la fuente y el  lugar en la roca labrado con una cruz, donde dice la tradición que los pastores encontraron la imagen de la Virgen. Nos cuenta que la llevaron a la iglesia de la Omañuela, a la que pertenece este lugar de Pandorado, pero que misteriosamente desaparecía y volvía aquí.

Viejo Camino, Pandorado, Piedra de la Cruz

Esto se repitió hasta que comprendieron que la Virgen quería una ermita en ese lugar así que se pusieron manos a la obra para construir el Santuario y no es para menos, pues cuenta la leyenda que un cristiano escapando de los musulmanes invocó a esta Virgen la cual hizo crecer los trigales por los que pudo escaparse de sus perseguidores.
Eugenio y Anita compartieron conmigo su tiempo contando estas y otras historias de “antaño”.

Viejo Camino, Pandorado, Restaurante Resthy

Hicimos otros amigos en Pandorado: Resthy y Geli, dueños del restaurante donde comimos. Él nos llevó en su todoterreno a conocer la continuación del Cordel, que según creía sería la ruta que seguiría el cortejo real, pues es mucho más espacioso y cómodo, que la ruta que pensábamos por la orilla del río. Realmente se goza de unas panorámicas preciosas y se llega a Santibañez de Arienza, que es un lugar de importancia en época romana, debido a los hallazgos encontrados, que está a unos pasos del Castillo, entrando por la famosa ermita del Cristo. de otra manera nos hubiésemos perdidos, a todos desde aquí ¡Gracias, sois fenomenales!

Pandorado a Vegarienza

Como ya la Asociación había elaborado los billetes que marcaban bajar a la Omañuela, no tuvimos más remedio que tomar esta opción, que ahora os presentamos. 
Hay que seguir 1,5 Km por una carretera estrecha en fuerte descenso, que nos lleva al pueblo de la Omañuela. Famoso coto de pesca de truchas, ahora sólo cuenta con tres habitantes.

Este día gracias a ir acompañados de Resthy pudimos visitar la iglesia, donde se conserva una de las tallas más hermosas de las Omañas, nuestra Señora de la O, o de la Esperanza. Me sorprendió ese nombre, pues yo creí que se le daba a María embarazada, pero esta imagen tiene un hermoso niño sobre sus rodillas.

Omañuela

Comprendo el peligro de divulgar fotos de las Vírgenes que aun quedan en lugares tan despoblados, pero también se debe comprender que en cualquier libro de arte, como por ejemplo el D. Julio Álvarez Rubio antes mencionado, se pueden ver y recopilar datos de las mismas. Yo pienso que tanto el Obispado como la Junta de CyL en colaboración con la Guardia Civil deberían tomar cartas en el asunto y dotarlas de las medidas de seguridad exigibles a cualquier organismo o entidad bancaria.

Omañuela

Mirad que hermosa la pendoneta de la Cofradía del pueblo. Así hemos conseguido esta original foto de un pendón desplegado por fantasmagóricas manos. Gracias amigo, aunque lo siento, pues esta vez no sales en la foto.

En un poste vimos el símbolo del camino, lleva la firma de Jacinto, ya te dije amigo que te hemos recordado mucho en esta ruta así como a Adolfo y el grupo de la Asociación, que han pasado por aquí este verano. Toda la gente os recuerda con cariño y nosotros también.

Continuamos por el pueblo y al final había un cortado en la roca para trazar el camino. Creo que el padre Eutimio Martino nos diría que sin lugar a dudas, estamos en presencia de una vía romana y un corte artificial realizado mediante el resquebrajamiento de la roca, quizá con el sencillo método de quema de madera y aplicación de vinagre.

Viejo Camino

Yo creo que para nuestros amigos Martino y Siro es un camino romano por el que se transportaba el oro del Valle Gordo. Para otros será el célebre coto truchero de la Omañuela conocido en toda Europa  y para nosotros uno de los muchos caminos por los que los antiguos peregrinos iban a Santiago para venerar las reliquias del Apóstol.

Viejo Camino

Seguimos caminando sin complicaciones hasta Guisatecha, donde en una casita al lado de la carretera fotografiamos dos escudos  de buena talla, en uno de ellos figura la palabra García y perteneció a D. Manuel García que en 1773 fue a casarse a Manzaneda, pero no fue incluido en el censo por no haber acreditado nobleza, así después de que la probó en la Cancillería de Valladolid dejó constancia en estos grandes escudos heráldicos.

Guisatecha, Viejo Camino de Santiago

D. Manuel instaló el escudo de los García que hizo traer de su pueblo natal, que era Curueña, y el de los Álvarez que era el apellido de su esposa Paula. D. Julio Álvarez nos dice en su libro ya mencionado que hace cosa de un siglo los herederos trasladaron los escudos en un carro desde Manzaneda para colocarlos en el lugar que actualmente ocupan.

También me impresionó encontrar las ruinas de Urbicua, pues mientras inspeccionábamos la ruta con Resthy, di con ellas. Coincidió que viendo estos montones de terreno comprendí que debían serlo y como dijo Resthy que este lugar se llama la Puebla, coincide con la ubicación que le dio fray Tirso López, agustino nativo de Cornombre un pueblo cercano a este lugar.

Pandorado a Vegarienza

Fray Tirso envía un informe sobre la posible ubicación de esta ciudad citada ya por Tito Livio, al Catedrático de la Universidad de Granada D. Aureliano Fernández Guerra, que se encontraba  realizando un mapa de la provincia romana de Gallaecia. Este catedrático creía que Legio super Urbicum se ubicaba en lo que hoy denominamos el castillo de Luna y ya afinaba bastante, pues otros arqueólogos creen que está en un lugar indeterminado entre Zaragoza y Albacete.

Pero ¿Quién era este cura que se atrevía a dar consejo al catedrático granadino? Ya dijimos que nació en Cornombre en 1838 fue profesor de Estudios Teológicos en Burgos, escribió varios trabajos literarios y de investigación, como este que nos ocupa y llegó a ser Académico de la Historia. En 1889 rechazó la proposición de ser Obispo de Cuenca.

Y ¿en que me baso yo para dar la razón al buen fraile en contra de otros muchos investigadores? Pues en que nosotros tenemos un dato muy valioso en la Carta de Gundisalvo a Frolanus, en este itinerario del Vexu Kamin, que seguimos.
Así dice: "Por  camino adelante pasamos el río Luna y otras aldeas y caseríos hasta Riello en las Omañas. Después Pandorado y las ruinas de Urbicua donde los romanos traian el oro que sacaban a los montes del Valle Gordo.”

Cruzando estos datos es fácil concluir, que en estos montones, que encierran los restos del poblado a donde los romanos traían el oro que sacaban del Valle Gordo, duerme la ciudad de Urbicua. Ahora hace falta la mano que sepa despertarla.

montículos de la Puebla, antigua ciudad de Urbicua

Mientras hablábamos de estas y otras cosas, divisábamos a lo lejos las almenas del castillo con unos guardianes que nos observaban desde sus torres, no nos perdían ojo aunque según íbamos acercándonos pudimos comprobar que no eran otros que... ¡cigüeñas! Más de diez nidos de estas aves reposan en los amenazadores muros de esta fortaleza cercada por los ríos Entralgo y Omaña que sirven de fosos naturales. Dicen que en su interior nace un pasadizo que accede a las ruinas de la Puebla.

El Castillo

Debió de ser muy poderoso para resistir los envites del tiempo hasta nuestros días. En los pergaminos del Vexu Kamin se trasmite otra revelación, que Guisatecha y el Castillo de Benal pertenecieron a D. Guisvado, el conde de Boñar, que salió a recibir a la comitiva regia a la Losilla. Podéis consultarlo pinchando en la etapa del viejo camino entre Cistierna y Boñar

El Castillo

Guisvado y Leuvina, condes del siglo X, acudieron a defender al Papa del ataque de los turcos. Cuando llegaron a Roma el peligro ya había pasado, pero su Santidad impresionado por el gesto de estos leoneses les hizo entrega de unas reliquias de San Adrián y Santa Natalia. Podéis ver la “Peregrinación de las reliquias" en este artículo que Rosi escribió para las MM. Carbajalas de León.

En 1366 Enrique II dona el castillo a Juan González de Bazán que ostentaba también el señorío de Palacios de la Valduerna, pero en seguida se lo entrega a Diego Fernández de Quiñones I cabeza de otra linajuda familia leonesa.

He visitado el Castillo en varias ocasiones y por supuesto he hecho muchas fotos del mismo,  aunque ejerce una extraña fascinación se puede ir observando el deterioro paulatino que sufre sin que las autoridades lo restauren.

El Castillo

Al mismo tiempo viene también a mi mente la legendaria historia de D. Ares de Omaña.
Cuentan las gentes del lugar que este caballero fue invitado a presentarse en el castillo de Ordás por su tío. Parece ser que no se llevaban muy bien por lo que no las tenía todas consigo D. Ares y se presentó con escolta de 200 aguerridos omañeses curtidos en la azada y la guadaña. Por consejo de su madre viuda accedió a la invitación que podía suponer paz duradera para sus gentes, temerosas de las ambiciones de sus parientes. El tío conociendo la juventud y la nobleza pero inexperiencia de Ares le reprochó:
-¿Vienes a verme con escolta? ¿Tan felón me crees, como para hacerte daño siendo mi huésped?
La treta surtió efecto. Ares se disculpó, justificó su escolta en el peligro de los caminos, y mandó a su gente esperarle fuera del castillo.
Durante la comida el tío manda asesinar al sobrino y en una muestra de infinita crueldad quemó la cabeza del infortunado Ares y después de exhibirla como trofeo desde las almenas se la lanzó a la escolta que esperaba en la ladera circundante al castillo de Ordás para que se la devolviera a su madre.http://www.cuadrosleon.com/omana.htm

Hoy el Castillo es un tranquilo pueblín que se formó a partir de las Ventas y hospederías para comer y descansar durante las ferias, que se celebraban junto a la ermita del Bendito Cristo. A su lado se ha restaurado el edificio donde se ubicaban las pesas del Mercado.

Viejo Camino

Dicen que hasta mediados de los 60 la ermita estaba cubierta de paja de centeno con el suelo de canto rodado. En el interior de la bóveda hay un escrito dando cuenta de los benefactores que la mandaron edificar.

Como en otras ocasiones me declaro en huelga, porque no quieren que cuelgue fotos de las imágenes, así que no las describo aunque son muy hermosas. Sólo os hablaré de una Virgen gótica que llaman de la manzana, del Siglo XIV y un cuadro donde consta que el Obispo de Oviedo concede 40 días de indulgencia a las personas que aquí recen un credo. Pues ¡ale, ya sabéis lo que hay que hacer!

Y yo, a pesar de que los protagonistas de mi historia siguen ruta para descansar en el monasterio de Vegarienza (Que aún no he descubierto donde se encuentra) me dispongo a descansar y reponer fuerzas en el restaurante de la familia de mi amigo Goyo en el Castillo.
Ved nuestro reportaje fotográfico desde Canales a Riello
Ved nuestro reportaje fotográfico desde Canales al Castillo
Ved nuestro reportaje fotográfico de Omañuela
Ved nuestro reportaje fotográfico desde Pandorado a Vegarienza

Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafa Cid