14 abril 2015

10 La Dama de Arintero, los freires templarios y más

10ªHistorias y Leyendas El Viejo Camino de Santiago en la provincia de León.
             
Los peregrinos del Viejo Camino de Santiago parten del río Curueño hacia el  Torío, hallando Damas Guerreras y descubrimientos sorprendentes.

Nos encontramos junto a las cristalinas aguas del río Curueño, hipnotizados con el espejear de los rayos del sol bajo el puente de Valdepiélago. Aún recordamos a los héroes guerreros de la semana pasada, Curueño y la bella Porma. No fue ella la única mujer atrevida y valiente que dieron estas tierras, siguiendo río arriba podríamos llegar al pueblo de Arintero, donde se origina la historia de la Dama de Arintero.
La Dama de Arintero fue una mujer que se disfrazó de varón para salvaguardar el honor de su casa durante las guerras de los Reyes Católicos.


Se trata de una mujer luchadora, que allá por el año de 1476  impresionó a cuantos la conocieron. Iba camino de una guerra de hombres en la que tenía que enrolarse disfrazada de varón, para salvaguardar el honor de la familia. Se llamaba Juana García pero como las mujeres no podían participar en las contiendas bélicas se cambió el nombre por el de Caballero Oliveros, la historia la inmortalizó como La Dama de Arintero.

Escudo de la Dama de Arintero
Foto de Rafael Cid: Escudo de la Dama de Arintero

El padre de la Dama, por su condición de hidalgo debía luchar en la guerra que los Reyes Católicos sostenían contra Juana La Beltraneja. No eran tiempos para dudar del lado de quién se estaba, pero él era anciano o sus fuerzas declinaban y no tenía hijo varón. A los ruegos de Juanita, aceptó que ella le sustituyera. El Caballero Oliveros lucha valientemente escondiendo su feminidad tanto en los combates como en los tiempos de sosiego, cuando los hombres frecuentan tabernas y mercados. Sin embargo, la leyenda cuenta que el capitán de la guardia, un caballero notable, se enamoró de ella.
Esto se canta en coplas que inundaron nuestros mercados en épocas pasadas, eran las "coplas de ciegos", pues ellos las cantaban y las vendían en pliegos de papel unidos por un cordel, por eso se llamaban "pliegos de cordel" y era la literatura al uso de la gente pobre, mientras las clases adineradas, reyes y nobles, disponían de "libros incunables" profusamente adornados con ilustraciones coloreadas o doradas que la imprenta empezaba a generar por Europa.

"Si queréis saber quien es
este valiente guerrero,
quitad las armas y véis
ser la Dama de Arintero.

Conoced los de Arintero
vuestra Dama tan hermosa,
pues que como caballero
fue con su rey valerosa".

En un caluroso día de verano cerca de Toro, en un lugar llamado Peleasgonzalo, cuando se encontraba lavando sus heridas después del duro combate, sus compañeros descubrieron su figura femenina y lo denunciaron al rey: -¡mujer hay en la guerra!- Dijeron. El rey Fernando una vez que la escuchó, premia su hidalguía, la licencia del ejército y la agasaja con prebendas para los habitantes de su casa y solar, pagando una generosa soldada. Al ser informada la reina le parece demasiado galardón y manda la guardia tras ella para arrebatarle los privilegios.

La historia tiene un final un poco triste: la dan alcance en la Cándana, pueblo que estaba en fiesta, donde ella decide retrasarse jugando a los bolos, no sin antes mandar noticia a su casa y enviar por sus criados los pergaminos de privilegios y sus pertenencias. Se enfrenta a sus perseguidores y la Dama muere ante la superioridad numérica de sus enemigos. ¿Sucedería así en la realidad? Yo prefiero pensar que el gallardo capitán de la guardia lucha a su favor en la pelea, consiguiendo huir juntos y felices.

Camino a Arintero
Foto de Rafael Cid: Camino a Arintero

El tema de la mujer guerrera disfrazada de hombre ha proliferado en la literatura y en el cine, últimamente hemos visto la película Mulán, de dibujos animados. Aunque en nuestros días ya no es necesario disfrazarse, porque las mujeres hemos llegado a ocupar los tradicionales puestos de hombres en todos los oficios y también en el ejército.

En estas estábamos cuando llegaron unos peregrinos que nos pidieron que les acompañáramos por el Viejo Camino de Santiago. Eso nos liberó del “pozo” o “Val-de-piélago” en el que tras el laberinto de la jornada anterior nos habíamos retardado, como sucede en el Peregrino Juego de la Oca. Con ellos subimos Por la Bérbula y Morquera hasta Valcésar a visitar la ermita de San Froilán y recordamos el relato de la peregrinación de Leodegundia:
“fueron hasta Dotes junto a la Peña Galicia donde les esperaban los de Covatuerta, Santa Eugenia y Aviados con sus pendones” (pág. 25)
Efectivamente en la parte superior del río de los Molinos existió un pueblo  junto a la abadía de San Pedro de Cavatuerta, en el valle del mismo nombre, entre las montañas de Aviados y Correcillas. Esta abadía fue muy citada en documentos del Siglo X, por donaciones y compraventas, la primera cita del año 963. Según Madoz, fue luego un monasterio templario.

Senda a Cavatuerta
Foto de Rafael Cid: Senda a Cavatuerta

Una vez desaparecida la abadía, se siguió manteniendo el título de abad al que iban ligadas numerosas posesiones. Por esta razón Don Ramiro Núñez de Guzmán, Señor de Aviados en el Siglo XVI pretendió el derecho a nombrar abad, ya que esto le daba la posibilidad de adjudicar limpiamente a su favorecido las numerosas posesiones de la inexistente abadía.

Cavatuerta es un lugar entre las montañas de Aviados y Correcillas, donde antiguamente hubo un monasterio.

Cavatuerta es un lugar poco conocido de nuestra provincia, sin embargo su historia es muy interesante a nuestro juicio, por tres razones. La primera, porque se cree que ha dado origen a la Casa y apellido “Iglesias o de la Iglesia”, nombradía de tiempos muy antiguos: Se considera como progenitor del linaje a un caballero llamado Alvar, un esforzado guerrero que allá por los años 725, en los tiempos del  invicto don Pelayo, ante el ataque de los musulmanes que lo perseguían, se hizo fuerte en una iglesia o ermita, posteriormente llamada San Pedro de Cavatuenta y con sólo ciento cincuenta hombres aguantó las embestidas de más de cinco mil enemigos, defendiéndola con tal ardor, que dio muerte a más de dos mil enemigos.

La segunda porque hubo templarios por aquí. Nos preguntamos ¿Qué andarían buscando, fuerzas de la naturaleza, metales o minerales? En los alrededores hay varias cuevas o “Cavas” ¿habrá algún túnel torcido cuya reminiscencia quede en la palabra “Tuerta”, que significa torcida? ¿La traducción del topónimo o de la antigua iglesia, nos daría pie a pensar en una piedra o dolmen, venerada por los antiguos dentro de una cueva? La cueva del Gobio que se encuentra por los alrededores ¿puede significar un lugar con un retén de soldados en tiempos de los romanos, puesto que la palabra Gobio o gobia significaba grupo armado? ¿siguiendo huellas romanas habrían tratado de reutilizar venas minerales?

Cumbres y bosques
Foto de Rafael Cid: Cumbres y bosques

Cerca de la llana de San Pedro, cuyo nombre era el patronímico de la abadía, existió una explotación en la que se buscó uranio en los años 70.
Al explorar el lugar, inmerso en la  soledad, rodeado de exuberante vegetación, parecía imposible que allí, junto a los muros del ahora inexistente monasterio, se hubieran desarrollado batallas medievales y turbias maniobras políticas, cuyos recuerdos se esconden en legajos sombríos. Me sorprendí cuando me corroboraron que en ese lugar existió una mina de uranio y efectivamente yo había oído hablar en los años setenta de una veta de uranio, que iba desde Cistierna hasta la Robla... De regreso a casa lo comprobamos en internet a través de la hemeroteca del diario El País de 28 de marzo de 1981 y en la página oficial del Valle de Sabero:  http://valledesabero.webhispana.net/uranio.htm   que confirmó información tan sorprendente. Nosotros pobres peregrinos, encontramos estas cosas en el Camino y no salimos de nuestro asombro, que cada cual saque sus propias conclusiones...

Consultad la bibliografía para saber más:

Maximiliano González Flórez, La montaña de los Argüellos

Matías Diez Alonso, Mitos y leyendas de la tierra leonesa

 Javier Tomé, La Dama de Arintero



10 Dama Arintero

Para conocer más Historias y leyendas del Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:

9 Valdepiélago





8 Porma y Curueño



Ved el artículo séptimo, Boñar: turismo termal desde la antigüedad

7 Boñar.jpg


6

 5 Estrellas pag.jpg



Texto y fotos de  Rosa Fadón y Rafael Cid 



La Nueva Crónica de León vuelve a promocionar el Viejo Camino de Santiago

Queridos amig@s: El periódico de La Nueva Crónica de León vuelve a publicar todos los martes, las etapas que como socios de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León "Pulchra leonina" hemos realizado por el Viejo Camino de Santiago en la provincia de León, esta vez resaltando sus maravillosas historias y leyendas.

El 14 de abril salió la  10ª entrega de Historias y leyendas en el Viejo Camino de Santiago en la provincia de León.

En este 10º artículo los peregrinos conocen a la Dama de Arintero y cuando inician la marcha se encuentran con los secretos del desaparecido monasterio de Cavatuerta
10 Dama Arintero

Podéis leerlo más cómodamente pinchando aquí.



El 7 de abril salió la 9ª entrega de Historias y leyendas en el Viejo Camino de Santiago en la provincia de León.

En este 9º artículo los peregrinos salen de Valdepiélago por un camino equivocado y regresan de nuevo por haber errado el camino, allí reflexionan sobre los libros que a lo largo de siglos han indicado la ruta del Viejo Camino de Santiago y esperan a que, como en el peregrino juego de la Oca, otros peregrinos pasantes les ayuden a salir del "pozo- Valdepiélago".


9 Valdepiélago

Podéis leerlo más cómodamente pinchando aquí.


El 31 de marzo salió la 8ª entrega de Historias y leyendas en el Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:

 En este artículo podéis conocer a dos personajes, que la fuerza de su personalidad les convirtió en mito y las janas en ríos, se trata de la bella Porma y el aguerrido Curueño...

8 Porma y Curueño

Podéis leerlo más cómodamente pinchando sobre este enlace


El 24 de marzo salió la 7ª Historias y leyendas en el Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:

En este 7º artículo los peregrinos hemos disfrutado de las aguas termales de Boñar, de su gastronomía y de su rica repostería, ¿los romanos también? podréis saberlo si lo leéis...

Ved el artículo séptimo, Boñar: turismo termal desde la antigüedad
 
7 Boñar.jpg
El 17 de marzo salió la 6ª Historias y leyendas en el Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:

En este artículo leeréis la importancia de las Reliquias en la formación de monasterios, que ayudarían a la repoblación del territorio cristiano frente a la Reconquista y a la constitución del Camino de Santiago en la Edad Media...

6


El 10 de marzo os presentamos la quinta entrega publicada en el periódico La Nueva Crónica de León:

Leed en este artículo cómo el artículo 5ºCamino de estrellas, guía al peregrino hacia Compostela y a la vez le aporta los beneficios de corrientes energéticas que transitan por el interior de la tierra...

5 Estrellas pag.jpg




Este martes, tres del tres, ha salido la cuarta entrega:
4º Piedras que hablan, con el interesante tema de nuestra peregrinación por PeñaCorada

NC-4

Podéis leerla más cómodamente pinchando sobre la imagen o sobre este enlace.



Aquí tenéis el tercer relato, esta vez cuando los peregrinos hemos llegado al Santuario de la Virgen de la Velilla y quién pudiera pensarlo, pero nos hemos encontrado con...
 3º artículo Vírgenes, santos, tortugas y dragones.

Viejo-Camino-3

Podéis leerlo pinchando sobre la foto o en el siguiente enlace:
http://rsas0010.blogspot.com.es/2015/02/virgenes-santos-tortugas-y-dragones-en.html



Os presentamos el Segundo relato, Se trata de un tema histórico y literario, pues en el valle florido conocimos a 2º Sirenas y Pastoras del Valle del Tuéjar.
Aparece como nuevo episodio en la Serie de Historias y leyendas del Viejo Camino de Santiago en la provincia de León, que publica el periódico de La Nueva Crónica de León cada martes, en la página central dedicada a Cultura.
Aquí tenéis la primera entrega, en ella se encuentra la superstición que aún atemoriza con 1ºBrujas por este Camino Viejo de Santiago...
 podéis leer más cómodamente pinchando aquí

http://2.bp.blogspot.com/-cy4UyV0C4Yw/VNoke0Iq1kI/AAAAAAAACGU/BBH3zvfe5QQ/s1600/IMG-20150210-WA0001.jpg

Los peregrinos de la Asociación de Camino de Santiago de León "Pulchra Leonina" hemos caminado las etapas del Viejo Camino de Santiago por la provincia de León en estos dos últimos años y aún está programado el recorrido que nos queda, para realizarlo esta primavera.

Caminamos esta senda antigua, que transcurre al pie de nuestras montañas, desde los límites de la provincia de Palencia hasta llegar a Villafranca del Bierzo, donde se junta el Camino Francés y nos hemos ido encontrando con los relatos fantásticos que podéis leer ahora en el periódico de La Nueva Crónica de León.

Así que estad atentos para ir al kiosco a comprarlos, podréis leerlos y coleccionarlos.

Nuestro objetivo es promocionar este Viejo Camino de Santiago, que tuvo su esplendor en los años posteriores al descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago, hace más de mil años, en una época en que la España cristiana resultaba insegura por las guerras de la Reconquista. La peregrinación se hacía bajo la protección de castillos y monasterios al resguardo de las montañas, siguiendo el trazado de antiguas calzadas romanas.
Hoy tiene un alto interés paisajístico e histórico.
Saldrán nuevas historias y leyendas cada martes, en la página central del periódico, dedicada a Cultura.


Texto y fotos de Rafael Cid y Rosa Fadón

08 abril 2015

9ª Valdepiélago y San Froilán en el Viejo Camino de Santiago por la provincia de León

9ª Historias y Leyendas El Viejo Camino de Santiago en la provincia de León.

Vivimos una jornada como si estuviéramos en el Laberinto del peregrino Juego de la Oca. En este 9º artículo los peregrinos salen de Valdepiélago por un camino equivocado y regresan de nuevo para encontrar a San Froilán, cuyos restos reposaron en Valcésar, junto a la Valdorria y Valdepiélago. Así también han caminado en busca del santo los peregrinos que nos han precedido en los pasados siglos como queda dicho en los libros que aquí se comentan.
Dejamos nuestra  crónica anterior junto a las ruinas del castillo del Curueño. Parece ser que el mítico Almanzor lo atacó, pero no pudo apresarlo y se salvó al igual que el de Gordón, junto al que pronto pasaremos continuando nuestra ruta del Viejo Camino de Santiago. Sin embargo el fragor de esta batalla quedó grabada en el subconsciente colectivo de tal forma que aún hoy se cuenta el diálogo entre el jefe agareno llamado “Mun el Tuerto” que pedía a gritos la rendición del alcaide: ¿cedes? Este le respondía a pleno pulmón: ¡No cedo, no cedo! Fijaos que muy próximos tenemos dos pueblos, cuyos nombres, Montuerto y Nocedo, rememoran esta leyenda. El moro Mun el Tuerto y su gente regresaban vencidos, lamentándose de esta manera: “Aviados vamos por este Campo Hermoso por donde cantan las aVecillas.” Hoy sin miedo a las batallas, los peregrinos podemos transitar por los bucólicos pueblos no sólo de Nocedo y Montuerto, sino también por Aviados, Campo Hermoso y la Vecilla.

Los moros derrotados decían: “Aviados vamos por este Campo Hermoso, por donde cantan las aVecillas.”
El paisaje es hermoso realmente, los pajarillos cantan y nosotros seguíamos las típicas flechas amarillas por la carretera que nos llevaba en dirección a la Robla cuando ¡de repente! comenzamos a sospechar que algo fallaba. Imposible seguir sin visitar la ermita de nuestro patrono San Froilán en la Valdorria  y el Valcésar, en cuyo anchuroso valle escondido, el Santo había dirigido la repoblación en tiempos de Alfonso III. Consultamos el mapa que editó la Federación de Asociaciones de Caminos de Santiago que, efectivamente marcaba la etapa por carretera, así que aparentemente íbamos por buen camino. Paramos a consultar los libros que a modo de cuaderno de bitácora llevamos en nuestra  mochila.

Libro del Vexu Kamin
Foto de Rafael Cid: Libro del Vexu Kamin

Sacamos el libro Vexu Kamin, de Julián González, que recoge un Documento, que fue escrito en latín, en el año 902. Es la carta que escribe el abad Gundisalvo, del desaparecido monasterio de Viseo, próximo a la Valdorria, a su fundador San Froilán y se tradujo a “la lengua de aquí” por el monje Valerio en el año 1002.  Narra la peregrinación a Santiago, del cortejo real de Leodegundia, hermana del rey Alfonso III el Magno, casada con García rey de Pamplona, desde donde inician la peregrinación. El texto va puntualizando la ruta y las curiosidades del viaje, como un predecesor del Códice Calixtino.
 Dice el Documento al llegar a Valdepiélago:
 “Por el valle del Piélago… por la Bérbula (la Mata de) y Morquera (la Peña) fueron a nuestro Valcésar  y me dijeron haber visitado la ermita que vos hizo (la Valdorria)…”
Estaba claro que el trazado histórico lo habíamos perdido en Valdepiélago. Cuando me dispuse a “desfacer el entuerto” avisando que el Viejo Camino de Santiago por la montaña de León no pasaba por donde decía el mapa de rutas peregrinas ¡Me ofrecieron marcarlo como ruta alternativa¡ ¡Ay, Si los viejos autores leoneses levantaran la cabeza! Pues es cierto que el peregrino elige su ruta, pero no debería haber dos, una ruta histórica que cruza León por las antiguas vías romanas y otra que para facilitar el trayecto hasta Santiago, viene por las asfaltadas carreteras.

El Documento del año 902 no es la única prueba del trazado histórico, veremos estos libros que nos demostrarán que el Viejo Camino de Santiago corre el peligro de convertirse en un camino olvidado si no tenemos en cuenta el legado que los que nos precedieron aportaron. ¡Despertad Instituciones, Asociaciones de Peregrinos y Ayuntamientos implicados¡

Río Curueño en Valdepiélago
Foto de Rafael Cid: Río Curueño en Valdepiélago

Ved el libro “La historia de la Montaña de Boñar,  escrita por don Pedro Alba, párroco de Valdesaz de los Oteros en 1863”, que así se titula al gusto de la época. Reeditado en 2001 por Ediciones Leonesas. Yo, ensimismado por lo bien que me lo pasé en su día al leerlo, el libro se me resbaló de las manos quedando abierto oportunamente por la página 57 que dice:
“venía otro camino menos principal, pero tal vez más usado en tiempo de calores, al par de Guzpeña, cortando desde Puente del Muey a Mercadillo,(Cistierna) Arrimadas, Boñar, Valdepiélago, etc.  Cuya dirección hemos visto llevar en nuestros días (1.863) a los peregrinos y se colige que la llevaban de antiguo…”
Sí, el camino llegaba a Valdepiélago para seguir al valle de Valcésar por la Mata de la Bérbula por la calzada romana, luego a la Valdorria para venerar los restos de San Froilán, pues aunque el rey le dio sepultura en la catedral de León de la que fue obispo, cuando León iba a ser tomada por Almanzor, lo que ocurrió en el año 998, se trasladaron sus santas reliquias al Monasterio de San Juan, que él había fundado en Valcésar  próximo a la Valdorria, Ayuntamiento de Valdepiélago y allí permanecieron durante muchos años, hasta que volvieron a la catedral legionense y parte de ellas se veneraron en Moreruela, tal era la devoción que el santo aglutinaba en todo el reino de León.

De Valdepiélago a la Mata de la Bérbula
Foto de Rafael Cid: De Valdepiélago a la Mata de la Bérbula

Siguiendo los testimonios de otros historiadores leoneses abrimos el libro de “La ribera del Torio”  Editado por Celarayn y escrito por Maximiliano González Flórez en 1982. Este gran conocedor de la montaña leonesa nos dice: 
“La ermita que hoy sustituye a la cueva de san Froilán es de un estilo muy sencillo…sobre el arco de la entrada hay un escudo heráldico que lleva la imagen de Santiago Apóstol en plan acometida guerrera. Este santo tenía que presidir las rutas de peregrinación y por Valdorria pasaban miles de peregrinos que veneraban a San Froilán y proseguían después hacia el Camino de Santiago” (pág. 225)“Entre otras rutas peregrinantes se habla de una que venía desde Puente Almuhey pasando por Boñar, donde había un hospital de peregrinos. Seguía hasta Valdepiélago con dos direcciones (Observad que nada se dice de la Vecilla a la Robla etc.) una llegaba hasta Nocedo para subir por la difícil senda que conduce a Valdorria. Otra se desviaba desde Valdepiélago por la Mata de la Bérbula para llegar a los lugares de veneración...Después de cumplir la visita, proseguían por Correcillas para pasar el Torio por el puente de Villalfeide. Seguían por el valle de Coladilla a Villar del Puerto para incorporarse por el camino de la Tercia en la Vid” (pág. 226)
Un documento muy citado, titulado “El primitivo camino de peregrinación por las montañas leonesas” publicado en Cuadernos de Estudios Gallegos, fasc. XL, año 1958 por el arqueólogo e historiador José María Luengo, dice:
“El camino leonés de la montaña comenzaba en Puente Almuhey, pasaba el Cea, siguiendo por Mercadillo; cruzaba el Esla para encaminarse a Barrillos de las Arrimadas – Donde hubo posteriormente residencia de Templarios, lo que confirma no haberse perdido en dicha época el uso de este camino—y desde allí subía hasta Boñar, en cuyo punto existe un gran puente sobre el Porma. Una prueba más de la permanencia de esta ruta jacobea, aún en pleno siglo XIII…El camino para Galicia seguía por la orilla derecha del río Porma pasando por un pueblo hoy desaparecido, que se denominaba San Julián desde donde se dirigía a Valdepiélago para cruzar el río Curueño, por un puente que hoy subsiste, notablemente reformado y seguía por Villalfeide, salvando allí el río Torio”.

San Froilán en la iglesia de Valdepiélago
Foto de Rafael Cid: San Froilán en la iglesia de Valdepiélago

El Viejo Camino de la Montaña es recordado por historiadores, arqueólogos o simples peregrinos.
Como veis el “Viejo Camino de la Montaña” no es un camino olvidado por todos, a lo largo del tiempo, lo recuerdan historiadores, arqueólogos o simples peregrinos curiosos como nosotros. Así que, ¡a seguir la huella que nos ha dejado Leodegundia! si queréis hacer nuestra ruta y coincidir con los testimonios históricos que nuestros mayores han dejado en nuestras manos y ahora en las vuestras...

Con la conocida frase: “Del laberinto al treinta” nos castiga “el peregrino Juego de la Oca” y nosotros tenemos que desandar parte del camino, con el mal sabor de boca por tener que disentir con personas que aprecias y que son tus compañeros y amigos, para regresar a Valdepiélago. (Piélago=pozo en el río) Pozo del juego... y esperaremos hasta que otros peregrinos lleguen y nos saquen del pozo


9 Valdepiélago

Para saber más Consultad la bibliografía citada:

"Vexu Kamin", de Julián González Prieto, 2004
“La historia de la Montaña de Boñar" de Pedro Alba, 1.863
“La ribera del Torío”  por Maximiliano González Flórez, Ed. Celarayn, 1982
“El primitivo camino de peregrinación por las montañas leonesas” de José María Luengo, 1958.


Para conocer más Historias y leyendas del Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:

8 Porma y Curueño



Ved el artículo séptimo, Boñar: turismo termal desde la antigüedad

7 Boñar.jpg




6






Texto y fotos de  Rosa Fadón y Rafael Cid









01 abril 2015

8ª Porma y Curueño “De puente a puente y sigo porque me lleva la corriente"

8ª Historias y Leyendas El Viejo Camino de Santiago en la provincia de León: 

Los peregrinos hemos recorrido el Viejo Camino de Santiago esta semana entre Boñar y Valdepiélago y hemos conocido la Historia de Porma y Curueño: Vamos del río Porma al río Curueño, cantando aquello...“De puente a puente y sigo porque me lleva la corriente”


PuenteViejo, río Porma

Los peregrinos continuamos la andadura por las montañas de León, saliendo de Boñar por el Puente Viejo sobre el río Porma y admirándonos de tantas historias y leyendas como encierra esta antigua ruta medieval. Enseguida nos encontramos  con la localidad de  Barrio de las Ollas. Barrio=aldea adjunta a una población más importante. Ollas=oficio de alfareros al que se dedicaban las gentes que aquí vivían (¡Ojo! Una leyenda local dice que en un viejo caserón, hoy restaurado, se encontraron unas ollas llenas de monedas de oro).  Decidimos por unanimidad que esa definición era la que más nos gustaba y seguimos caminando poniendo como meta otro río, el Curueño y otro puente para atravesarlo, el de Valdepiélago.

Llegamos a la Mata de La Riba, pasando junto a la ermita recientemente restaurada de San Roque, el Santo peregrino al que nos referimos al llegar a Boñar. Caminamos ensimismados con la belleza del paisaje y poco a poco va creciendo en nosotros una sensación de paz que agudiza los sentidos, resaltando los sonidos que nos rodean. Cuando el escritor Julio Llamazares andaba por estos caminos, a punto de alcanzar esta localidad refiere:
“Un camino de carros solitario y minúsculo avanza entre zarzales y praderas en las que ahora están cantando todos los pájaros del mundo” 
Nosotros también disfrutamos de sus cánticos, así que escuchamos hasta que los trinos se confundieron con el ¡kikirikiii! de unos gallos que picoteaban libres por una huerta junto al camino.

En toda la ribera del Curueño son famosos los gallos, por el brillo de sus plumas que se utilizan como anzuelos en el arte de la pesca

gallos del Curueño

Hubo uno llamado  Willy que alcanzó gran notoriedad ¡Jugando al fútbol con los niños del pueblo! que se quedaban extasiados viendo sus evoluciones con el balón. No sólo los pequeños se interesaron por sus destrezas con el esférico, sino también los medios de comunicación leoneses se hicieron eco de sus hazañas. No sabemos qué fue de Willy pero los sones de varios gallos elegantes y arrogantes nos acompañaron un gran trecho del camino.

¿Recordáis cuando, en otras ocasiones os hablamos del Juego de la Oca, tan querido por los peregrinos medievales? Sí, ese de “puente a puente” pues ahora nos toca ir desde el río Porma al Curueño y que mejor forma de recorrer el camino, que hacerlo entretenidos con la narración de una hermosa historia.

Hay un  libro del siglo XVI, llamado "El León de España", de Pedro Vecilla Castellanos. El autor procede de la Vecilla y es un amante de León. En él se nos cuenta la historia del reino de León y su importancia como fundamento de la formación de España. Aparecen los montañeses en lucha contra los romanos y entonces se habla de dos jóvenes prerromanos, la bella Porma y el aguerrido  Curueño,  ahora transformados gracias a los poderes mágicos de las janas en los ríos que corren por esta zona, la que nosotros ahora pisamos.

El León de España

Porma y Curueño son dos jóvenes que habitaban estas tierras montañesas antes de la llegada de los romanos y que mueren luchando por la libertad. 
Pedro Vecilla es el creador de esta obra épica escrita en octavas reales, donde se nos narra como la bella Porma es raptada por Curueño la víspera de sus esponsales con Canseco.  Se inician una serie de escapadas y luchas entre los protagonistas hispanos, entonces se dan cuenta de que el verdadero enemigo por el que debían pelear es por el invasor romano. El aguerrido Curueño pelea también para liberar a sus gentes del yugo de Roma. Porma se une a la pelea temiendo la muerte de su prometido Canseco, vestida de brava guerrera:

De pieles de león el cuerpo bello
En vez de rica ropa se vestía
Coronando las sienes el cabello
Con un morrión de tigre se cubría
Echó un cosido escudo al terso cuello
Y con serdosa banda se cernía
Y el calzado es la piel de un lobo pardo
Apretando en la diestra agudo dardo.

Piden ayuda a otros héroes como Getino y luchan bravamente. No pudo ser y al final todos mueren en la sangrienta refriega como si de una tragedia griega se tratase. Los cuerpos alejados de Porma y de Curueño, sólo convirtiéndose en ríos pudieron juntarse. Ahora el río Porma recibe al río Curueño al encontrarse en  Ambasaguas, pueblo cercano al Barrio de Nuestra Señora. Otros héroes de la historia permanecen inmortalizados en los nombres de los pueblos y topónimos como Canseco, Getino, Arbás o Tolibia.

El libro de "El León de España", fue muy famoso en su época y D. Quijote lo tuvo en su biblioteca, pero se fue al fuego en un apresuramiento, porque no llegó a ser visto por el cura ni el barbero, que sin duda le hubieran salvado de las llamas, como puntualiza Cervantes en su obra inmortal.

Cervantes en el Quijote, en el cápítulo 7º de la primera lo expresa así:
"Por acudir a este ruido y estruendo, no se pasó adelante en el escrutinio de los demás libros que quedaban; y así, se cree que fueron al fuego, sin ser vistos ni oídos, La Carolea (de Jerónimo Sampere –Valencia 156– que trata de las victorias del emperador Carlos ) y León de España (de Pedro Vecilla Castellanos –Salamanca 1586– sobre el mismo tema), con Los Hechos del Emperador, compuestos por don Luís Ávila, que, sin duda, debían de estar entre los que quedaban, y quizá si el cura los viera, no pasaran por tan rigurosa sentencia".
Verdaderamente sorprende la erudición de Cervantes, conocedor de tantas  características  del antiguo reino de León, que trascienden en su obra, como mostrando un cariño especial a esta tierra. Quizá sea debido, como él mismo dice por boca del personaje del Cautivo, porque nació o tuvo su origen "en las montañas de León" y una buena parte de los investigadores cervantistas sugieren que el autor del Quijote efectivamente procedía de las montañas de León.

La tragedia de Porma y Curueño es conocida también por Lope de Vega, que la recrea en su comedia “La amistad pagada” llamada también “la Montañesa” haciendo intervenir a nuestro héroe Curueño atacando el campamento romano con los bravos montañeses, en una nueva trama en la que todos compiten por demostrar su bravura.

Ya en nuestros días le sirve de base a José Antonio Llamas Fernández no sólo para el estudio “Las Montañas de León en el Quijote de Cervantes” sino también para la elaboración de la obra “La Bella Polma” que fue editada y estrenada en teatro en León.

Laurentino-César Lòpez Sánchez, escribió una versión en la que el amor de los protagonistas impera sobre el espíritu heroico de la obra original, la versión que más se conoce.

Otro enamorado de esta tierra, con casa familiar en la Mata de la Bérbula, es el escritor Julio Llamazares, que también ha divulgado la historia de Porma y Curueño. Se inspiró en este pueblo y en los otros de la Encartación del Curueño, para escribir su libro “El río del Olvido” donde también nos cuenta la leyenda.  No es extraño encontrase con él cuando caminamos por estos lugares , ya que Julio vivió aquí en compañía de sus padres y aún conserva su casa familiar a la que acude a menudo, para darse un baño de inspiración literaria.

Castillo de Curueño sobre Nocedo

Hoy en el valle del Curueño sólo se respira tranquilidad unida a un ligero toque de nostalgia por los tiempos pasados. Mientras contemplamos las ruinas del castillo de Arbolio, pinado sobre el río Curueño, que algunos llaman Castillo de Curueño, todas estas historias nos dan vueltas en la cabeza y aún más, pues también se observan sobre él las ruinas de la iglesia de La Virgen So el Castillo que tiene su leyenda.

Dicen que unos pastorcillos encontraron una imagen en los alrededores del Castillo y la llevaron a la iglesia parroquial de Nocedo. Al día siguiente había desaparecido y sólo la encontraron en el lugar dónde la habían hallado la víspera. Quisieron trasladarla de nuevo a Nocedo, pero la imagen se hizo tan pesada que no tuvieron más remedio que edificarle una iglesia junto al Castillo. Ni que decir tiene, que hoy en día ante la ruina de iglesia y Castillo, la Virgen se ha conformado con ser venerada en la iglesia de Montuerto.


Para saber más Consultad la bibliografía citada:

"El León de España" de Pedro Vecilla Castellanos
“La amistad pagada” de Lope de Vega
“Las Montañas de León en el Quijote de Cervantes” de José Antonio Llamas Fernández
“El río del Olvido” de Julio Llamazares
"Vegaquemada" de Laurentino-César Lòpez Sánchez


8 Porma y Curueño



Para conocer más Historias y leyendas del Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:
 

Ved el artículo séptimo, Boñar: turismo termal desde la antigüedad

7 Boñar.jpg




6






Texto y fotos de  Rosa Fadón y Rafael Cid