05 mayo 2017

La Mata de Torrevieja

Ya os hemos contado en nuestro blog La Mata doradas playas de primavera, que cuando arrecia el calor, nos vamos una temporda a Torrelamata (Alicante)al lado de Torrevieja. Aquí además de combatir el caloret, puesto de moda por la ex-alcaldesa de Valencia, vemos a otros amigos y sobre todo cambiamos totalmente nuestras actividades habituales como por ejemplo caminar por la mañana en las playas de l´hortiguet, que nosotros llamamos “Playa paraíso” porque de un autentico paraíso se trata. Administrativamente no pertenece a Torrevieja si no a Guardamar.

Caminando por sus playas podemos ver a personas, ademas del clasico baño, practicar snob board, otras equitación incluso comentar la mitología griega mientras contemplamos las olas del mar y yo la fotografía junto a las dunas
El efecto hipnótico de las olas junto a la arena nos traen el recuerdo del mito del nacimiento de Venus....Urano, el firmamento estrellado se casó con Gaia la tierra que después de ser fecundada nacieron los titanes, los ciclopes, los gigantes y como no le gustaban sus criaturitas, papá los mantuvo encerrados bajo tierra. A todo esto Gaia estaba mas que harta
de su marido por lo que “malmetió a su hijo Crono, para librarse de su pareja.



Fué por la noche cuando Urano se acercaba con su luz para cubrirla cuando Cronos con un contundente golpe de hoz cortó a su padre los genitales que cayeron al mar convirtiéndose en espuma que concentrada en una concha de madrépora brotó Afrodita/Venus, la mas bella entre las diosas. Los Céfiros soplando la transportaron hasta las playas de Chipre desde donde se traslada al Olimpo ante la admiración general.



Muchas aventuras sucedieron en la residencia de los Dioses pero en la cristiana Edad Media habían sido casi tudas olvidadas hasta que un caballero alemán, Tannhauser encontró el Venusberg, una montaña con la cueva que contenía su hogar subterráneo que encontró el caballero quedando allí un año admirando la belleza de la Diosa pero como cristiano devoto que era marchó a Roma para que el Papa Urbano IV le absolviera, Pero Urbano le dijo que era más posible que su báculo floreciera a qué el fuera perdonado T. se marcó muy triste pero tres dias después el bordón del Papa floreció milagrosamente. Corrieron prestos a buscar al caballero, pero este ya no estaba, se habia marchado a Venusberg.



Dicen que los políticos miden la salud de las aguas playeras por las banderas azules concedidas por Europa pero yo, admirador desde hace años por el naturalista Joaquín de Prada hace tiempo que las identifico por un pajarito de caminar rápido: el chorlitejo patinegro. Son unas avecillas vivaces que corretean ante nosotros por la orilla de la playa , van detrás de la ola buscando pequeños crustáceos y parecen decirnos estas playas están limpias. Sus grandes enemigos son la contaminación y la construcción abusiva...



Cuenta Don Joaquín una anécdota que también me ocurrió a mí el año pasado, cuando al acercarme demasiado a uno de esos pajarillos se puso a ejecutar una extraña danza caminando en circulo captando mi atención, parecía como si tuviese un ala rota. Yo intente ayudarla pero ella se alejaba poco a poco hasta que Rosi que venía silenciosa detrás de mi, para no asustar más al ave me dijo ¡mira! Señalando un poyuelo de chorlitejo camuflado en un hoyo de la arena.



Lo llevamos hasta las dunas donde creímos que estaría a salvo y quiero creer que este año nos lo encontramos ya adulto realizando a mi alrededor la misma danza del ala fracturada pero por si acaso miré a mi alrededor y ¡bingo! Había un nido a un metro escaso de donde me encontraba, los huevos presentaban unos dibujos que a mi se me antojaban una escritura ancestral y en 21 días saldrían los poyuelos con plumón, batiendo sus alitas al correr como pequeños avestruces, después durante otros 25 serían vigilados por los padres hasta volar libres, aprendimos a distinguir también los machos de las hembras.



Vigilaba el nido de vez en cuando, sin interferir la incubación hasta que un día ya no había huevos no chorlitejo ni nada. ¿Se los habría comido un depredador? Pensé asustado. No era así pues en la arena se distinguían unas huellas de patitas de ave, que seguimos pacientemente hasta que empezaron a sobrevolarnos dos chorlitejos adultos que emitían claras señales de llamada, y por allí estaban correteando los tres poyitos verlos moviendo sus alitas mientras corretean no se puede describir, ni tampoco fotografiar porque son muy rápidos, pero es emocionante.


Finalmente marcharon para la zona segura de las dunas y nosotros continuamos nuestro camino junto a la playa queriendo creer que tenemos unos nuevos amigos...




No hay comentarios: