24 mayo 2011

valle de Valdosín

En este enlace podéis ver el  valle de Valdosín. Es un lugar impresionante, muy recomendable para disfrutar de la belleza del paisaje de montaña, escuchando el rumor de sus aguas y los gorgoritos de sus arroyos y fuentes. Hay hermosas hayas y robles albares en las  laderas, hasta fresnos de hoja ancha y serbales en el fondo del valle.

Valle de Valdosín, León

Unos dos km. después de La Uña nos encontramos el área recreativa de Los Carbellares, de donde partimos por una variante señalizada del PR LE-20, cruzando por un camino la vega en la que confluyen el arroyo Riosol y el río Valdosín (o río Esla, según teorías).

Después de pasar un puente cogemos la pista de Valdosín, que es el acceso principal de esta ruta, y que viene del término de la Fuente Turriente, a 800 m. de la Uña, donde quedó el autobús para recogernos al regreso.

Caminamos entre prados inundados de agua y de flores amarillas, a la orilla del río cantarín, frente a los acantilados de la llamativa Peña Castiello (1354 m), que la rodeamos por su base, pasando por un estrechamiento, para salir después al ancho valle y vega de Valdosín con amplios pastizales y hayedos silvestres.

Llegamos al redil de esta vega a las faldas de Peña Ten, donde confluyen tres valles, dejando la pista y el arroyo Valdosín a la izquierda y a la derecha el del arroyo de la Majada Castellana, para continuar al norte, por el del medio. Vimos la Peña Ten (2142m) a nuestra derecha, al este, y la Peña Pileñes (2019m), un poco más a la izda, que acaba en un visible collado.

Paramos junto a la edificación del redil y algunos dejamos las mochilas allí, mientras avanzamos al encuentro del arroyo Naranco, la fuente del Esla que íbamos buscando y  que ya se vislumbraba subiendo a nuestra izquierda.

Peña Ten en el fondo del valle.

Al regresar nos dirigimos a la ladera de enfrente para adentrarnos en los acebos. Subimos a ver el acebal y hacer unas fotos en su interior. Entre la masa arbórea hay enormes cabidades, donde se refugian los osos y otros animales salvajes, para invernar.

Luego regresamos por donde habíamos venido. Pero por una senda podríamos haber subido hasta el Puerto de Ventaniella (1427 m), límite de León y Asturias, que fue uno de los pasos importantes de acceso a la cornisa cantábrica por el concejo del Ponga. Tuvo una importancia muy grande en las guerras de Roma contra Cántabros y Astures y en los siglos de pacificación y civilización posteriores. Hoy en día es infranqueable, por la desidia de nuestro pueblo y sus políticos.

En el valle  existe uno de esos árboles espectaculares, un haya singular. Es un ejemplar catalogado, que ha sobrevivido durante cientos de años a tempestades, nevadas y a la mano del hombre.. Una vez traspasada la Peña del Castiello, hay un cartel indicativo. Se ascienden unos 100 m por la ladera y se llega hasta el haya.


No hay comentarios: