24 octubre 2012

Chozas de Abajo

Hemos decidido hacer una visita al bonito ayuntamiento de Chozas de Abajo. En primer lugar, por eso, porque es bonito y en segundo porque es la fiesta de la patata. Así que en compañía de Tino y Leo nos dispusimos a pasar un día de excursión. Ved aquí nuestro reportaje fotográfico.

Chozas de Abajo

Hace unos años el alcalde Chozas, Roberto López me había regalado el facsímil de un documento del año 959 que me emocionó. Por aquellas fechas existió entre Chozas y Ardón un monasterio. Un monje escribió, aprovechando el pergamino de un testamento, unas notas sobre los quesos utilizados para las necesidades del monasterio. Hasta aquí la historia sería normal, pero lo sorprendente del tema es que lo hizo en romance.

Roberto me había advertido que ya no queda ningún vestigio del monasterio de Rozuela, que así se llamaba y en su lugar, en la actualidad se encuentra una finca agrícola.

Nosotros aparcamos en una calle del pueblo de Chozas de Abajo y ya se oía la música de la flauta y el tamboril alegrando las calles con nuestra música tradicional leonesa. Rosi llevaba las castañuelas y practicó todo lo que pudo, canturreando y uniéndose a los sones del grupo folclórico, en el que su antiguo alumno Guillermo tocaba el bombo y el padre la flauta. Nos dieron recuerdos de su hermano Adrián, que se había quedado en su pueblo Antimio de Arriba. Recordamos el bonito pueblo, donde habíamos comido en el restaurante el Torreón con los abuelos, ya hace unos años.

Mientras, los vecinos pasaban endomingados hacia la iglesia, cuyas campanas redoblaban en el moderno campanario a pie de calle.

Chozas de Abajo

Seguimos recordando la historia de Rozuela, hablando del conde asturiano Berulfo, que fundó en el año 915 el monasterio de Cillanueva en Ardón. Al año siguiente en el termino de Rozuela (rozar es quitar maleza para preparar el terreno) en territorio que hoy pertenece a Chozas se levantó otro monasterio bajo la advocación de los santos Justo y Pastor. Está todo muy explicado en esta página

La leyenda dice, que corrido el tiempo, todos los habitantes de Rozuela murieron envenenados al beber el agua de un pozo en el que vivía una gran serpiente. No pasaría a la historia por esta leyenda, ya que nuestra provincia es rica en cuentos de cuélebres e incluso sirenas, que atormentan a los monjes, como las que aparecen en la iglesia de S. Martín de Valdetuéjar, que se ven en esta foto.

S. Martín de Valdetuéjar, León

Sí pasaría a la historia por un documento el que con el número 852 se conserva en el archivo de la catedral de León. Corresponde a un testamento de 24 de enero de la era cristiana de 997 que equivale al año 959 del actual calendario. Como entonces se aprovechaba todo, en el enverso del testamento un buen fraile escribió en una mezcla de latines y romance sus “nodicias de los kesos”. Dice así:

«Nodicia de/ kesos que/ espisit frater/ Semeno in labore/ de fratres in ilo ba-/ celare/ de cirka Sancte Ius/ te, kesos U; in ilo/ alio de apate,/ II kesos; en qui/ puseron ogano,/ kesos IIII; In ilo/ de Kastrelo, I;/ in ila uinia maiore,/ II; que lebaron en fosado,/ II, ad ila tore;/ que baron a Cegia,/ II, quando la talia-/ ron ila mesa; II que/ lebaron Leione; II / (ilegible) /... Uane Ece; alio ke le/ ba de sopbrino de Gomi/ de do... a...; III que espi/ seron quando llo rege/ uenit ad Rocola;/ I qua Salbatore ibi/ uenit».

«Relación de los quesos que gastó el hermano Jimeno: en el trabajo de los frailes, en el bacillar de cerca de San Justo, 5 quesos; en el otro del abad, 2 quesos; en el que pusieron hogaño (este año), 4 quesos; en el de Castrillo, 1; en la viña mayor, 2; ... que llevaron en fonsado a la torre, 2; que llevaron a Cea cuando cortaron la mesa, 2; 2 que llevaron a León; ... otro que lleva el sobrino de Gomi ... 4 que gastaron cuando el rey vino a Rozuela; 1 cuando Salvador vino aquí».

Ya habíamos llegado a la gran carpa, que se había montado en la plaza para dar acogida a los comensales, que disfrutasen de las patatas con carne, con las que se celebraba la Feria. En espera de las autoridades, dimos una vuelta por los puestos de la Feria, vinos, embutidos, verduras ecológicas, patatas, artesanías primorosas...

Chozas de Abajo

Y mientras rodeábamos la plaza, mirándolo todo, seguimos con nuestra conversación.

Es de destacar que las glosas Emilianenses de San Millán de la Cogolla están datadas en el 977 por lo que las leonesas serían dieciocho años más antiguas. Menendez Pidal en sus “Orígenes del castellano” recoge cuatro documentos significativos, entre ellos el que nos ocupa y nos dice que conoce la existencia de muchos más.

Sé que el tema ha levantado polémica, pero creo que estas “nodicias” bien merecen nuestro respeto y para nosotros es un placer realizar una visita al lugar donde se escribieron y hablar con sus gentes. Son hospitalarios desde antiguo, pues es tierra de paso del camino de Santiago y siempre podrás compartir con ellos un vaso de buen vino.

Además de conversar con Roberto, aproveché la ocasión para saludar a Nicañor Sen, el alcalde de Cistierna y cito esto aquí porque, hoy que se encuentra tan denostada la clase política, me parecen dos ejemplos de buen hacer en sus respectivos municipios a pesar de militar en distintos partidos.

Hubo discursos y entrega de la patata de bronce a la presidenta de la Diputación, escuchamos música popular y entretenimientos infantiles, degustamos productos de la zona, y para bajar la comida decidimos pasear hacia las afueras.

Recorrimos el pueblo y nos dirigimos a las bodegas, que hermoseaban las colinas de la entrada del pueblo. Hablamos con unos vecinos sobre el futuro de aquellos lugares sagrados y de la producción actual del vino. Nos sentamos a la puerta de uno de esos enigmáticos lugares excavados en las laderas, oscuras y frescas, secretos refugios de la formación del vino. http://www.bodegasyvinos.info/bodegas/194/

Paseamos hasta el aeródromo, donde se practica aeromodelismo y vuelos de ultraligeros.¡Una pasada! Nos hubiera gustado montar en el avión que salía en aquel momento, pero ya habíamos decidido ir hasta...

Nos dimos una vuelta por este bonito pueblo de Chozas de Arriba, admirando su iglesia parroquial y desde lejos, la figura del pueblo sobresaliendo sobre el altozano. Hablamos con un vecino que nos explicó cómo ir hasta las bardas, para ver el antiguo estanque de agua. Llegamos hasta allí y vimos con pena el abandono en que se encuentra.

Chozas de Arriba

Ahora comprendíamos la nostalgia con la que el vecino nos contaba, que antes se recogían pencas, cangrejos, algún ave...y que se regaba con el agua allí embalsada. Para lo cual cada vecino, según la tierra que necesitara regar, se ocupaba de mantener en perfecto estado la pared que contenía el agua. ¡Todavía se verían las iniciales de los vecinos responsables de cada trozo de bardas! decía nuestro interlocutor...

Poco a poco se puso el sol por el cordal del Teleno, tiñendo de rosa las nubes y los charcos del suelo.

Chozas de Arriba

Se hizo la hora de regresar a la ciudad y tomamos la carretera que, saliendo de Chozas de Arriba, nos llevaba a Robledo de la Valdoncina y a San Miguel del Camino, recordando el Camino de Santiago, que pasa por el municipio. Es huella de la importancia histórica que tuvo en la antigüedad y que humildemente renueva a cada paso.

Contando que por la mañana viajamos a través de Antimio, ahora habíamos cerrado el círculo que desde la capital abraza el municipio.

Estábamos felices, en definitiva habíamos pasado ¡Un día magnífico!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El campanario tiene un aire al monumento del pico Toubkal:
http://sphotos-h.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash4/216089_1018881241656_5589_n.jpg

Rosa Mª F S dijo...

Sí, un aire. En la foto que metes en tu comentario se aprecia