03 febrero 2012

Pinares de Tabuyo del Monte

Al llegar a Tabuyo nos esperaban los especialistas que nos explicarían la ruta Verde, que íbamos a hacer entre los pinos. Aquí podéis ver el reportaje fotográfico.

Primeramente habló el Doctor en Biología e Ingeniero Forestal, Carlos Romero, que había trabajado en este pinar y al que venía, con frecuencia, desde su residencia de Madrid.

Pinares de Tabuyo del Monte

Nos explicó que este pinar de pino pinaster, estaba aquí desde la última glaciación. Seguramente del Silúrico, de la etapa ígnea del Secundario o del Terciario,algo que correspondía con los crestones de cuarcita que separan este monte de los de Morla, Cunas y Pozos. Estas formaciones geológicas se muestran en paralelepípedos y son fácilmente observables en el paisaje.

Sobreviviendo al fuego se convirtió en una joya para los estudiosos, pues era el único pino que existía en Europa de estas características. Los hay también en Córcega y Sicilia, pero están ubicados en islas y este pino es el único de carácter Continental.

Su característica es que se trata de un pino dotado de un ecosistema pirófilo, es decir, que se adecúa a los incendios. Tiene idénticas características a los pinos de la Falla de S. Francisco, en la Costa de California o de Méjico, en América del Norte y Central. También le hace muy resistente al frío.

Entonces, mientras que los excursionistas nos apiñábamos en torno al profesor y mirábamos según sus indicaciones a tronco o ramas o suelo, él nos fue detallando sus características de resistencia al fuego:

  • El sistema vascular, por el que discurre la sabia está dotado de una especie de púas.

  • La corteza es muy gruesa defendiendo del fuego y del frío a la capa generatriz.

  • Las piñas se abren y sueltan sus piñones si llega un incendio, seguras de que los brotes que surjan serán protegidos por las acículas.

  • Las acículas son incombustibles.

  • Tienen un proceso de biotecnia sexual fértil. Las piñas tienen una madured sexual a los 8 años, mientras que piñas de otras especies de pinos necesitan 30 o 40 años para alcanzar la fertilidad.

  • Este pino pinaster no tiene un porte elegante, es ruín, torcido. El aprovechamiento que hace el hombre, de esta especie, no es como maderable, sino como resinero.

Pinares de Tabuyo del Monte


Nos habló de las asociaciones vegetales del pino, los matorrales, preferentemente el brezo, que nosotros también llamamos urz.

Nos mostró las distintas especies de brezos, que nacen entre los pinos, pero no sé si os sabré poner bien sus nombres:
Son diversas clases de erica, la australica, la escoparia, que procede de Sevilla y que no sube más allá del monte de Tabuyo, la arbórea, o brezo blanco.

Nos mostró la jenista florida, que aunque sin flor, había por doquier. Sin embargo, tiene una asociación mayor con el roble y si observáramos al cabo de algún tiempo encontraríamos que se enraízan brotes de robles cerca.

También se asocian con el pino multitud de gramíneas, anises y diversas umbelíferas, una de ellas la llamada zanahoria salvaje. Y nos advirtió la presencia de una hierba como tapiz amarillo, la abroctis castellana, que es altamente inflamable.

Pinares de Tabuyo del Monte

Luego dio respuesta a las preguntas

Que el pino de Canarias no tenía la misma defensa del fuego que el de Tabuyo. El pino canariensis se defendía del fuego rebrotando de la cepa. Era una vegetación relíctica, algo que los esotéricos relacionaban con la Atlántida.

Que el pino de Tabuyo pervivía en este monte porque estaba en un suelo pobre con temperatura fría, que no permitía otra clase de arbolado:

Habló de tres clases de suelos en esa zona.
La parte baja estaba colonizada por encinas, tal y como habíamos visto según llegábamos en el autobús, en el famoso monte de Palacios, que rodea al Castro donde se alza la ermita de la benerada Virgen de Castrotierra.
En la media-alta, correspondiendo con suelos húmedos o hiper-húmedos estaba el robledal, que también vimos en el trayecto mezclándose con las encinas, comiéndole el terreno cuando el suelo variaba y se enriquecía.
y en las zonas más pobres, de terreno semi-húmedo no quedaba otra posibilidad arbórea que el pino.

Que el pinar no es un enemigo de otras especies arbóreas, sino que es una especie colonizadora, pues es un estabilizador del suelo y de la humedad, no es una especie madura, sino ave de paso.

Es como los criados que preparan la casa para que venga el Señor, el pino recupera el terreno y luego se arraigan el roble o el haya, que sí son especies maduras.

Por eso no hay que considerar al pino enemigo de la vegetación. Lo necesario es hacer plantaciones suficientemente espaciadas para que pueda entrar la luz. Los matorrales, los vegetales, tienen que acceder a la luz solar, pues necesitan la fotosíntesis para vivir.

Lo que les impide ubicarse bajo los pinos o eucaliptos no es otra cosa que la escasez de luz solar.

Pinares de Tabuyo del Monte

Y después de esta amena clase, caminamos por la senda entre los pinos, cruzando algún reguero, evitando las sombras que mantenían una tenúe capa de nieve helada y mirando al Monte Teleno, siempre que se dejaba ver entre el arbolado.

2 comentarios:

Blog de Tabuyo del Monte dijo...

Muy acertada la explicación de las singulares características pirófitas del Pinus pinaster, y aún hay más ...

Rosa Mª F S dijo...

El mayor mérito es de Carlos Romero y de Imperium Legionense, que nos facilitaron acercarnos a vuestro patrimonio natural.