14 noviembre 2013

La Vid de Gordón en el Viejo Camino de Santiago de la Montaña

Estudiando la etapa del Vexu Kamin, en la que nuestros regios peregrinos, Leodegunda y su esposo el rey de Navarra en el siglo X, se dirigieron desde Villalfeide a la Vid, quisimos visitar con más detenimiento este bonito pueblo de la montaña leonesa. 

Nos motivó el párrafo del libro de nuestro querido D. Julián González 
 “…Y anduvimos más y junto al puente de San Feliz visitamos el monacato de Mataplana y a continuación saludamos a las gentes de Vegacervera y Coladilla y Llegamos a la Vid, donde unos ermitaños nos contaron lo del cuelebre”.
Fijaos que no dice “la leyenda” luego os lo explicaré.

Respecto al nombre del pueblo de La Vid, leí en Internet una curiosa interpretación del término "VITIS", que fue usado en la antigüedad para denominar a La Vid. Resulta que así eran llamados los bastones de mando de los centuriones romanos. ¿Fue un centurión el que determinó con su bastón el establecimiento de la tribu astur a la orilla del río, junto al camino? La verdad es que no hace referencia al vino, pues parece difícil encontrar afamadas cosechas en estas altitudes, aunque debo decir que nuestro amigo Jacinto tenía una parra adornando su precioso jardín.

La Vid conserva una torre con mucha historia

La Vid

En esta fortaleza encerró nuestro Rey Ramiro II al Conde de Saldaña Diego Muñoz en el año 945 porque temía que se pasase al bando musulmán después de la batalla de Simancas. Lo mismo que su suegro Fernán González, al que encerró en León.
Dicen que este se fugó disfrazado con las ropas de su mujer, pero el historiador Javier Esparza, en su libro  Moros y Cristianos explica que Ramiro II le perdonó, pues precisaba contar con su apoyo bélico contra las huestes agarenas. Menos morbo, pero más creíble, dado la característica de buen político que adornaba al rey de León.

D. Matías Diez Alonso en su libro “Mitos y Leyendas de tierras leonesas” habla de este torreón y dice que puede ser del Siglo X , como torre defensiva del paso a la Gotera.
Fray Justo Pérez de Rubel escribió una carta a su antiguo propietario informándole del valor histórico de su propiedad y así lo reseña en su libro.
Los muros de la torre son de mampostería de 1,20 metros de espesor. Se la conoce también con el sobrenombre de “la saetera”. El Sr. Fernández Arenas en su libro “El Viejo Camino de Santiago, el Camino Olvidado de la montaña” cuenta que desde una de sus saeteras se disparó una flecha contra Almanzor que resultó herido, lo cual nos da una idea de la bravura de las gentes de este pueblo. 

Nosotros podemos contaros todo esto porque tuvimos la gran suerte de contactar con Charo, su actual propietaria, que amablemente nos acompañó en la visita que hemos hecho, tanto al pueblo como a sus alrededores y de la que dejamos constancia en nuestro reportaje fotográfico.  

Desde la torre de la Iglesia del pueblo podéis hacer la foto de la torre, ya que pasa desapercibida entre el resto de edificaciones, que con el paso de los siglos se han apiñado entorno a ella o quizá en tiempos pasados la torre fuera una edificación más grande, que se ha ido partiendo y diversificando para adaptarse a las necesidades de los diferentes propietarios.

La Vid

Aún hay muchas más cosas de que disfrutar en el pueblo: Entretenerse contemplando los espejos de luz que refleja el pilón, recientemente restaurado. Oir el susurro del río desde el puente, posando la vista en los pajarines que beben en las orillas. Tratar de discernir en la montaña el lugar de la fuente misteriosa, que rebasa y deja lucir sobre la peña su agua espumosa, como la del mar, cada vez que Dios quiere, generalmente después de que haya llovido fuertemente unos tres días seguidos. Subir al Castro que se encuentra en la loma, frente al pueblo. Charlar con los vecinos, que acumulan un saber y entusiasmo notable...

La Vid

Se puede pasear y holgazanear. Saliendo del pueblo está la pista de baile, con su templete y el bar, recinto que preparó Vitorino Alonso, el padre, que fue vecino del pueblo. Hay parques a la orilla del río, preparados con mesas de madera entre los chopos y hay recodos en el río, donde se bañaban los mozos a la orilla de la fábrica de la luz, aunque eso era en otros tiempos.

La Vid

En las antiguas Escuelas, se encuentra actualmente la sede del Centro de Interpretación del Clima, dependiente de la Junta de Castilla y León. Iba a ser modélica en su género pero la falta de presupuesto aparcó la idea. El edificio en la actualidad está vacío y en espera de mejores tiempos.

La Vid

Algo de mucho mérito que hay en el pueblo es la ermita de su Patrón S. Lorenzo, situada en la peña del mismo nombre.

La Vid

La gente de la Vid sube en romería por empinada cuesta y sigue después por un bosque de robles pasando finalmente la prueba de un pequeño precipicio no apto para personas con vértigo.
La ermita es de una sola nave, de traza románica. En su interior hay un misterioso túmulo bajo el cual, dicen las gentes, que se encuentra un sepulcro de alabastro, con los restos de los hermanos de S. Lorenzo, ellos dicen que San Vicente y Pelayo.
Debo decir a renglón seguido que uno no debería ser tan curioso, pues parece ser que los padres del Santo, patrón de Huesca, eran Orencio y Paciencia ambos santos a su vez, como su hermano gemelo, también llamado Orencio, llegó a ser obispo de Hauch en Francia. ¡Dos siglos más tarde del martirio de Lorenzo!
Volvamos al túmulo. ¿El sepulcro podría ser de dos hermanos en la fe? Las bulas del Papa Alejandro III allá por el año 1163 y 1176 me lo ponen difícil, porque citan que hay dos iglesias en la Vid, una en la villa y otra se encuentra “in monte ubi iacet corpus cuisdam santi Vicentti”, es decir S. Vicente.

Pero lo que tiene mérito de verdad, de verdad, es el Cuélebre de la Vid, cuya cueva visitamos y sólo el hueco donde reposaba su cabeza, porque el cuerpo lo apoyaba en el río y la cola en la montaña de enfrente, en la base de la peña de S. Lorenzo, era algo descomunal.

La Vid

Diremos que parece ser que hubo más cuélebres o reptiles tanto en Asturias como en León por no decir en las leyendas nórdicas de Sigfrido, en la Biblia la Serpiente que tentó a Eva, la de San Jorge y el Dragón. Como todos somos peregrinos recordaréis que en el Codex Calistinum aparece citada la leyenda del dragón que se enfrenta a los discípulos del Santo cuando la reina Lupa les autoriza a recoger unos bueyes al monte Ilicino. Teodoro y Atanasio tienen que vérselas con un terrible dragón que con sus terribles incursiones había despoblado las aldeas próximas. Al final con el signo de la cruz le hicieron retroceder y “revienta por la mitad del vientre” dice el Calixtinus.
Ya sé que me diréis que se trata de leyendas piadosas para “engatusar” al pueblo, pero también Troya era una leyenda contada por Homero hasta que Enrique Schleimann, un rico comerciante enamorado de la Iliada, la descubrió.
Zecharia Sitchin nos habla de una posible raza de reptiles de origen extraterrestre, muy inteligentes, que pobló la tierra mucho tiempo antes de que la transitara el hombre.
Nuestros cuélebres tenían el cuerpo cubierto de escamas y volaban. Cuando se hacían viejos se dirigían al mar a morir, pero a veces envejecían demasiado y al no tener suficientes fuerzas hacían tonterías molestando a los humanos.

El de nuestra historia habitaba en la cueva de la Gotera y Charo con la amabilidad que os dije la caracteriza, nos acompañó hasta el lugar donde el animal ponía su barrigota como una presa en el río y si no le daban un cordero o una vaca, se las ingeniaba para provocar una inundación arruinando a los pobres labradores.

La Vid

Cierto día que le tocaba entregar las viandas al más pobre del contorno dijo a sus vecinos que estaba peor que un jubilado con Montoro y que no tenía con que pagar. Ellos le respondieron que entregara a su hija que estaba muy del gusto del cuélebre y ella aterrorizada se puso a rezar a San Lorenzo.
Este que se encontraba en Tánger ¿? Se puso rápidamente en camino acompañado de sus hermanos Vicente y Pelayo y manos a la obra. Los dragones son muy difíciles de matar por culpa de su piel dura y escamosa. Preparó una pócima ¿Qué de qué estaba compuesta? Pues tenía un poco de tierra con carbón de la zona, cobre de la cercana mina de la profunda y unto para ligar la mezcla.

El dragón al oler el unto se lo zampó todo de un bocado y en cuanto lo vio san Lorenzo golpeó las escamas con su lanza, el chisporroteo que produjo hizo que el dragón explotara con tal ruido que los hermanos de Lorenzo murieron del susto en el acto.

San Jorge y el dragónHDRN

El santo los enterró en el túmulo y muy triste emprendió el camino de regreso pero antes de volver para Tánger se encontró una acémila cargada con un arca de alabastro y comprendió que era voluntad de Dios que sus hermanos muriesen y el arca fuera su sepulcro, así que dio media vuelta y debido al gran peso que soportaba el animal dejó marcadas en la piedra las huellas de sus pezuñas.
Vosotros podéis admirar tal prodigio en el transcurso de vuestra subida a la ermita.
La dura climatología y el peligro cierto de resbalar por las rocas mojadas nos impidió en esta ocasión la visita a la ermita de San Lorenzo, pero pudimos hacer un recorrido virtual en la pagina http://www.vivaleon.com/la_ermita_de_san_lorenzo_leon.htm

Hay también una inscripción en latín Dice así: DEI SE OVEUN VR JULIUS RE BURRUS VSLM es romana y no tiene nada que ver con nuestros políticos por lo de RE Burrus. Más o menos se traduciría como: A los Dioses de Oveunu Julius Reburrus hace esta ofrenda con gusto por merito (VSLM Votum Solvit Libens Merito).
Para no extenderme más, os remito a una página que me gusta visitar sobre la mitología prerromana, que por su interés os transcribo aquí:
http://asturiense.blogspot.com.es/2011/11/lug-el-dios-equino-que-mato-al-dragon.html

Ahora viene la pregunta del millón ¿Qué esconderá el montón de tierra del túmulo?
Nosotros dejamos aquí nuestro relato, no sin antes despedirnos de Charo y su marido, reiterándoles nuestro agradecimiento por su calurosa acogida.

La Vid

Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafael Cid

No hay comentarios: