29 noviembre 2007

Monasterio de Santa María de Nogales

De nuevo la nostalgia, los recuerdos de la infancia por Palacios de la Valduerna, encaminan nuestros pasos hacia la familia y hacia estos lugares.

El otro día nos fuimos de excursión por los alrededores de la Bañeza, siempre acompañados por los primos Anita y Ángel. Fuimos después de disfrutar de la fiesta de la Alubia en la Bañeza. Angel se sabía de memoria todos los caminos y nos preparó una excursión deliciosa por el valle de Vidriales, ¡y es que se conoce cada rincón de los diversos pueblos y hasta los adoquinados de sus escaleras!

La lectura del libro "El Real Monasterio de Santa María de Nogales" me animó a hacer un pequeño resumen y una visita fotográfica al mismo.

Próximos al río Duerna, se encuentran el río Eria y el Jamuz, creando valles de gran personalidad.
El valle del Jamuz fue Señorío de la poderosa familia de los Quiñones durante la Edad Media. 

D. Diego Fernández de Quiñones, casado con Dª María de Toledo y padre del famoso D Suero, fundó 4 mayorazgos para sus hijos. El de Villanueva de Simón Sánchez (Villanueva de Jamuz) será para D. Suero, el del "Paso Honroso" que estaba casado con Dª Leonor de Tovar

iglesia del monasterio de NogalesEste caballero tuvo tres hijos, dos habidos dentro del matrimonio: Pedro, que moriría joven y Teresa que se casó con el Conde de Grajal. El tercero de sus hijos, Diego nació de Dª Mencía de Lemos, barragana del Cardenal Mendoza y "al parecer" de D. Suero de Quiñones. Al recibir Diego los títulos a la muerte del primogénito, Pedro el hijo del primogénito también llamado Pedro, reclama los bienes que le había dado D. Suero a su padre, pero el canónigo de Sevilla, Nicolás Ortiz testifica la existencia de un testamento en el que D. Suero reconocía como hijo suyo a Diego, dejándole todos sus bienes. Afirmaba el clérigo que los había desposado y que habían hecho durante varios días vida marital (José Dionisio Colinas en su libro Real Monasterio de Santa María de Nogales).

A D. Diego le nacería un hijo también nombrado Diego Fdez de Quiñones, padre a su vez de un nuevo Suero de Quiñones y Zúñiga, hijo de Leonor de Zúñiga y bisnieto del defensor del Paso. Fue Caballero de Santiago y benefactor del monasterio de Nogales, para ser enterrado en el mismo. Aunque casado tres veces, murió sin descendencia, pasando el mayorazgo a los Quiñones de Luna.

La lectura del libro "El Real Monasterio de Santa María de Nogales" me animó a hacer un pequeño resumen y una visita fotográfica al mismo.

El monasterio de Nogales estaba escondido entre vegetación exhuberante, dormido en un silencioso letargo. Situado junto al rio Eria, fue en sus días un emporio de actividad de monjes bernardos. Desde el Siglo IX Cluny dio varios Papas a Roma e impulsó la vida monástica de Europa, aunque una fuerte epidemia casi los deja sin monjes, pero la llegada de Bernardo de Claraval con treinta novicios revitaliza la vida monástica. Todo estaba regulado desde las horas de rezo, de trabajo y de sueño hasta los cargos de abad, prior, decanos, vigilante, ropero, boticario, cocinero. Este santo fundó el monasterio de Claraval (Citeaux) desde donde enviaba visitadores a otros monasterios para unificar la marcha de los mismos. 

Uno de ellos, Fray Juan de Claraval, visita Moreruela en Zamora y decide quedarse para controlar su expansión. Por aquel entonces Alfonso VII por demanda de Dª Sancha, Ponce de Cabrera decide fundar un monasterio en el Rio Aria y esta empresa es encomendada a Fray Juan.

Ponce de Cabrera, Príncipe de Zamora, no debe confundirse con otro noble, Ponce de Minerva, del que hemos hablado al visitar el monasterio de Moreruela.

Parece ser que Ponce de Cabrera vino a León con Dª Berenguela, la mujer de Alfonso VII. Posteriormente capitaneó a los zamoranos en la conquista de Almería. El poema latino le alaba diciendo:
"Estos escuadrones guía D. Ponce por su lanza
en el cual se halla la fortaleza de Sansón,
la espada de Gedeón, igual a Jonatán..."

El emperador Alfonso VII cedió a D. Vela Gutiérrez Osorio, yerno de D. Ponce por estar casado con Dª Sancha, el territorio de Nogales, donde fundó el monasterio. En un principio fue de monjas, pero al querer ampliarlo llamaron para ello a Fray Juan de Claraval.

En la capilla de la Iglesia, hoy en ruinas, se encontraban sepultados D. Vela, Dª Sancha y su hijo, Dª Aldonza Alfonso, hija de Alfonso IX , así como varios miembros de la familia Ponce de Cabrera. 

Cuando la capilla mayor pasa a ser propiedad de D. Suero de Quiñones y Zúñiga será enterramiento de sus padres Diego de Quiñones y Elvira de Zúñiga. En la iglesia también descansaban los cuerpos de abades y obispos y por cada misa que se dijese en la capilla del Santo Cristo se sacaba un alma del Purgatorio por privilegio del Papa Gregorio XIII dado en 1580.
 
Sobre la puerta principal del monasterio destaca el escudo del monasterio, con la Virgen María sobre un nogal, coronada y con dos ángeles a los lados, sosteniendo el manto con la mano y junto al tronco unas cabras, todo ello muy desgastado por el tiempo.

Con el tiempo los bienes del monasterios iban aumentando debido a las donaciones de los fieles. Las más comunes eran "pro anima" otras "post obitum" porque no se podía disponer de ellas hasta el fallecimiento del donante, aunque este tampoco podía venderlos. Otra forma era "pro sostenimiento" cuando se daba alimento y vestido para los monjes en agradecimiento por algo. La "reservato usufructo" cuando la herencia pasa inmediatamente al monasterio, pero el donante recibe un usufructo. A pesar de todo, siempre me impresionó la gran cantidad de pleitos en los que estaban involucrados los monasterios, hasta que me di cuenta de que los problemas llegaban cuando no pertenecía toda la herencia a la misma persona y todos trataban de aprovechar la "cuota de libre disposición".

Los Quiñones de Jamuz realizaron múltiples donaciones al monasterio, para ser enterrados en el mismo, como lo fue D Suero de Quiñones, con su primera esposa, en la capilla de la Iglesia. 

Parte de la herencia, no obstante, se la dejaba a su tercera esposa, siempre que no se volviese a casar. Al volver a contraer matrimonio pleitearon los monjes por el resto de las posesiones y una casa de Valladolid. Esta casa sería comprada al monasterio por el Duque de Lerma al tener este conocimiento del traslado de la corte a dicha ciudad.

Al aplicarse la "Ley de Desamortización" todos los bienes pasaron al poder del Estado y sacados a subasta. Fueron comprados por D. Eugenio García Gutiérrez, procurador de los tribunales, casado con Dª Francisca de Mata de la Bañeza. 

Estos señores junto con José Hidalgo crean una escuela agraria enseñando nuevas técnicas con los animales y el cultivo de la tierra. Se pagaba de 2 a 6 reales por la enseñanza.
Con el tiempo, D. Eugenio empezó a profanar las tumbas, quemar los libros y artesonados para "destruir todo lo posible y que los pájaros (monjes) no vuelvan a anidar en este lugar".
Al participar en la construcción del ferrocarril de Andalucía tuvo que empeñar el monasterio que es comprado por D. Enrique Sorrentini. 

Al regresar a Sevilla esta familia vendió todo a D. Joaquín Núñez de Granís, quien terminó el expolio vendiendo las estatuas yacentes de D. Suero y Dª Elvira de Zuñiga al Museo Hispánico de Nueva York y debido a necesidades económicas de este señor, que era Marqués de los Salados de Benavente, sus bienes son incautados por el Estado, que más tarde los vendió a los vecinos del pueblo de Nogales.
 
Nota: En la lista de Abades del Monasterio aparece Fray Jaime ¿se tratará de una reencarnación de mi amigo Jaime que ha regresado a la Bañeza?
Este Abad fue elegido en 1294 con mandato hasta 1303 durante el mismo pidió permiso al consejo de la Villa de Benavente para que se realizara un traslado de un privilegio de Sancho IV siendo cumplimentado por el escribano D. Gil Miguélez. En estos años una vecina de la Bañeza, Mª Fernández, hace la donación de sus muchos bienes, a cambio de ser enterrada en el Monasterio. A su muerte su cuerpo fue enterrado en el Claustro de las Paneras.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante y que pena que haya habido tanto expolio a lo largo de la historia.
Unas piezas por aquí y otras po allá.
Saludos

Rosi y Rafa dijo...

Bueno, pues es ley de vida, mal que nos pese. Me imagino que eso pone un poco de chispa en el trabajo de los investigadores...

Anónimo dijo...

En la iglesia de Cubo de Benavente se conservan un Cristo y un San Bernardo del monasterio de Nogales.

Rosa Mª F S dijo...

¡Qué fenomenal, que haya comentarios tan valiosos como este, que aportan nuevos datos! Gracias y ánimo a todos, ¡a investigar!

Rosa Mª F S dijo...

http://es.wikipedia.org/wiki/Cubo_de_Benavente

Mara dijo...


Muy interesante conocer lugares tan hermosos de nuestra tierra. Gracias. ¡Bonita excursión!